top of page
Buscar
  • Editorial Semana

10 recomendaciones para una Navidad sin COVID-19


Marianyoly Ortiz-Ortiz, PhD, BCE

Directora Ejecutiva

Fideicomiso de Salud Pública de Puerto Rico

info@prpht.org


La Navidad es una de las épocas más hermosas del año, y luego de tres años de la pandemia del COVID-19 y las limitaciones que hemos tenido para festejarlas, todos añoramos poder coincidir con familiares y amigos.


Históricamente durante las festividades, especialmente en Puerto Rico donde se celebran las navidades más largas del mundo, se propulsa el aumento de casos y este año no ha sido la excepción. Un factor importante es lo que se ha denominado por expertos como la “Tripledemia”, que se refiere a la combinación del aumento de los contagios por COVID, la influenza estacional y el virus sincitial respiratorio (RSV, por sus siglas en inglés), que han exacerbado las afecciones respiratorias.


En las pasadas semanas, en Puerto Rico se ha reflejado un alza en la tasa de positividad, hospitalizaciones y muertes por COVID-19. Aún no estamos en el pico de las festividades de la ocasión y es preocupante. Ante este panorama debemos tomar consciencia individual y es necesario que retomemos las medidas de prevención.


El Fideicomiso de Salud Pública de Puerto Rico detalla recomendaciones para prevenir contagios por COVID-19 en plena Navidad. Entre otras:


1. Retomar el uso de mascarillas en lugares cerrados, especialmente en centros de salud, hospitales, farmacias y centros de cuidado de adultos mayores.

2. Mantener/completar el ciclo de vacunación original al día.

3. Reforzar la protección de la vacunación con la nueva vacuna bivalente que protege de la variante Ómicron, e incluir la vacunación contra la influenza.

4. Practicar las medidas de prevención del lavado de manos y el distanciamiento.

5. No compartir alimentos, ni cubiertos.

6. No compartir micrófonos o poner una bolsa plástica para cada usuario.

7. Evitar aglomeraciones; y si va a realizar o participar de una reunión familiar identificar un espacio para cada núcleo familiar.

8. Tener un lugar designado con mascarillas, gel a base de alcohol y toallitas desinfectantes para uso de los invitados.

9. Mantener conciencia ciudadana y ser solidarios con nuestra gente, especialmente con la población de 60 años o más que son los más vulnerables y es el renglón de más fallecimientos.

10. Si ha estado en contacto con alguien enfermo, aunque no tenga síntomas aíslese, y si se siente enfermo no asista a ninguna actividad.


Reconocemos que existe una fatiga pandémica y las personas han dado por terminada la emergencia salubrista. Lo cierto es que, aunque se hayan relajado las restricciones, no debemos olvidar que el COVID-19 sigue entre nosotros y no podemos ignorarlo; ya que esto no evita los contagios, las enfermedades, ni las muertes reportadas.


Como país, tuvimos grandes aciertos en el manejo de la pandemia y lo podemos volver hacer aplicando las medidas de prevención que ya todos sabemos. Lo hicimos bien, sigámoslo haciendo bien para celebrar protegid@s y tener una Navidad sin COVID-19.

4 visualizaciones

Entradas Recientes

Ver todo
bottom of page