top of page
Buscar
  • Foto del escritorEditorial Semana

2024: Otra oportunidad para un mejor país




Por: Jesús Santa Rodríguez


El 2023 se encuentra en su último tramo en la historia de la humanidad, dejando a su paso acontecimientos importantes que deben servirnos de referente, de cara a un nuevo año de grandes retos.


Por ejemplo, 2023 ha quedado como el año en registrar la tercera temperatura más alta de la historia conocida. Para mitigar esto, es preciso planificar y construir responsablemente, con el impacto mínimo posible al entorno, respetando los recursos, que son limitados, y los procesos de producción deben reducir o eliminar emisiones tóxicas.


A su vez, Turquía y Siria sufrieron por un devastador terremoto que dejó un saldo de sobre 67,000 personas muertas entre ambos países, otras decenas de miles heridas y la pérdida de ciudades patrimoniales.


En materia política, hemos sido testigos de eventos trascendentales: el 2023 marcó el segundo año de la invasión de Rusia a Ucrania, que también ha dejado sobre 10,000 civiles y más de 5,000 soldados muertos, y la guerra de Israel y Palestina que ha costado decenas de miles de vidas inocentes.


Puerto Rico no ha quedado atrás. La criminalidad, los feminicidios, el abuso contra niños y viejos, la corrupción, y la destrucción y el menoscabo de los recursos naturales no dan marcha atrás. Estos hechos nos obligan a reflexionar sobre la necesidad, no solo de instaurar políticas públicas dirigidas a frenar la actividad delictiva y la violencia, sino de la obligación que tiene el Gobierno de hacer cumplir las leyes que existen, pero son letra muerta.


Sin embargo, lejos de sentirse aludidos, el gobernador y la comisionada residente se han enfrascado en una campaña de descrédito mutuo, apostando a cuál es “el menos malo” de los dos para guiar el destino del País, dejando al margen el bienestar de nuestra gente.


Sabemos que nuestro pueblo se encuentra metido en una crisis prolongada, pero es evidente que la solución no está en manos la presente administración, que en la práctica lleva casi ocho años al mando de un gobierno fracasado: lo vemos en la inseguridad de las calles, la falta de incentivar adecuadamente la inversión, la merma de médicos y hospitales, la mediocridad del sistema de educación pública, y el incremento desmedido de las facturas del agua, la luz y la inflación.


Este año 2024 el pueblo puertorriqueño tendrá acceso a su arma más poderosa: el voto. Este derecho y privilegio que nos dota nuestro sistema no puede ser tomado a la ligera. Hemos tenido varios años evaluando el desempeño de todos los actores en la política pública del País y tendremos otro año para observar, escuchar, corroborar y medir resultados, y comparar las palabras con las acciones. Necesitamos un gobierno que se tome en serio una agenda dirigida a erradicar los delitos, la criminalidad y la violencia, y a empujar el desarrollo económico y la estabilidad social.


El 2023 nos ha dejado grandes experiencias. Que estas nos sirvan para aquilatar las buenas y aprender de las malas. El 2024 nos regala otra oportunidad para escrutar y cernir entre las voces, propuestas y lemas, y votar de forma inteligente. Hagámoslo.

5 visualizaciones

Entradas Recientes

Ver todo

Comentarios


bottom of page