• Editorial Semana

A días de juramentar nuevamente, Miranda Torres dice su transición será hacia el pueblo


Por: José Javier Aponte-Parsi

Editorial Semana, Inc.


A semanas de sorpresivas derrotas electorales, temblores, frágil economía que convirtieron en el 2020 en un año digno de olvidar; y en vías a juramentar un nuevo término el próximo 15 de enero de 2021, el alcalde de Caguas William Miranda Torres ya está dando los pasos para reforzar su acercamiento a los cagüenos, reiterando su compromiso de servir. En entrevista con EDITORIAL SEMANA el primer ejecutivo cagüeño explicó que no pudo estar más activo en la calle durante el año 2020 precisamente para respetar las órdenes ejecutivas impuestas a raíz de la pandemia del Covid-19.


“Mi responsabilidad era decirle a la gente ‘no salgan’ y demostrarlo con hechos. Hubo presión, (para que se hicieran más actividades públicas) pero mi deber como alcalde es demostrar mi cumplimiento con hechos. Independientemente la consecuencia (electoral); tuve que observar la Orden Ejecutiva para ser el primero en dar ejemplo”, expreso. Agregó que, a tono con esto, no pudo realizar campaña tan temprano como se acostumbra en años eleccionarios, ni con la intensidad que ello amerita, ni le fue posible una celebración pública tras ser favorecido en las urnas el pasado mes de noviembre. Aclaró sin embargo, que se mantuvo trabajando todo el tiempo desde su oficina en la Alcaldía de Caguas.


En exclusiva con Editorial Semana, Miranda Torres anticipó que parte de la transición que hará este 2021 será dando más apertura al pueblo. “Esas actividades que antes hacíamos de ‘Alcalde del campo al pueblo’, ahora serán ‘Alcalde en tu comunidad’. A partir de marzo vamos a llevar los funcionarios una vez al mes a cada uno de los barrios. Si por ejemplo llevamos esta iniciativa en febrero al barrio tal, el próximo año ese será el turno de ese barrio en especifico y así cada año ese mismo mes”, detalló el primer ejecutivo municipal, quien también visitará comunidades como parte de esta iniciativa.


“El pueblo nos dice sus necesidades sin tener que venir aquí; y si se perdió por algún motivo del beneficio, saben que el próximo año en la misma fecha estaremos ahí. La clave está en escuchar, prestar el oído”, añadió.


Otros mecanismos para mantener informado al ciudadano y acercarlo a la alcaldía serán una revista y un programa de radio en el cual los cagüeños pueden dejar saber sus inquietudes al primer ejecutivo municipal. Estas son otras estrategias que dijo iniciarán el nuevo año.


Ya en tópicos más concretos, Miranda Torres reaccionó a la posible apertura de las escuelas en marzo próximo, según instruyó el gobernador Pedro Pierluisi. Aunque expresó preferencia ante un proceso de educación híbrida, que alterne clases presenciales con educación virtual, instó a que no se baje la guardia ante el virus COVID-19, el cual ha cobrado miles de vidas en la Isla.


“Antes de la pandemia ya estábamos trabajando con unos jóvenes en centros a nivel de ciudad para dar tutorías brindándoles los equipos necesarios. Eso se va a continuar por seis meses con las medidas rigurosas de salud y ya pensamos que para agosto deberíamos volver a una relativa normalidad. Nosotros somos facilitadores para estos estudiantes. Pero más allá de la cuestión de salud; nos preocupa cómo atajar el rezago académico. Es un fenómeno que no solamente ocurre en la escuela pública sino que en la privada también”.


Miranda Torres informó que el pasado jueves, 31 de diciembre tuvo una reunión “muy productiva” con la designada Secretaria de Educación, Elba Aponte Santos, quien mostró sumo interés en las iniciativas, programas y proyectos que el Municipio Autónomo de Caguas ofrece a través de su Departamento de Educación Municipal; en especial en el Programa Apoyo Educativo Criollo, Arranque Empresarial Juvenil, la necesidad de retomar la ya iniciada construcción de la Nueva Escuela Vocacional, entre otros.


Indicó que el Programa Apoyo Educativo Criollo cobra una relevancia particular durante este periodo de pandemia, al facilitar un espacio seguro, equipo y acceso a internet a estudiantes del sistema público de enseñanza, residentes de Caguas y que se encuentren en desventaja económica y tecnológica.


Anticipó que están renovando el Acuerdo Colaborativo que actualmente tienen con el Departamento de Educación, atemperando el mismo a la situación actual que vivimos y dijo estar esperanzado en la petición que le hizo a Aponte Santos sobre las necesidades de la Escuela Superior Vocacional República de Costa Rica.


Sobre el Departamento de Educación (DE) a nivel estatal, este apuntó que la municipalización del departamento es un punto nervio ya que dado a la burocracia, el dinero se filtra en dichas redes y no le llega al educando y propuso que no se olvide esa posibilidad para solucionar el déficit educativo.


“En nuestra región somos cerca de 500,000 habitantes; 12 municipios y somos una sexta parte de país. Imagínate, divides 3 mil millones- presupuesto- entre seis te tocan 500 millones para tu región. ¿Sabes lo que harías con 500 millones para tu región?”, destacó.


Hay que descentralizar y romper la burocracia para que corran las cosas. Las asignaciones que nos otorgó el gobierno central tienen que pasar por el embudo del gobierno central. Por ello los alcaldes tenemos que haber un “bypass”, para esquivar la burocracia y tenemos de ejemplo los fondos CDBG-DR (de Vivienda Federal) que en doce años no hemos tenido un señalamiento como alcaldes y lo hemos logrado saltando al gobierno central “, refiriéndose al detente de fondos debido a la poca credibilidad que ha tenido el gobierno de Puerto Rico frente al gobierno federal.


“El alcalde Ramón Luis Rivera hijo (de Bayamón) y yo estábamos dispuestos a ir ante el ente federal para defender nuestro caso”, agregó.


Miranda Torres también señaló que después de tres años llegan los fondos otorgados por la Federal Emergency Management Agency (FEMA por sus siglas en ingles) que suman 124 millones para 822 proyectos. “Imagina todo lo que se pudiera hacer a nivel Isla con todo ese dinero. Obviamente, estos proyectos tienes que iniciarlos con tu capital en lo que se desembolsan los fondos”, explicó.


El alcalde también abogó por la descentralización de otras agencias gubernamentales para así los municipios tener menos escollos a la hora de rendir servicios a la ciudadanía. Uno de los ejemplos fue el Departamento de Transportación y Obras Publicas, donde señaló que se gastan más fondos en estudios que luego serán archivados en vez destinarlos para reparar vías públicas, alambrados, luces de transito, etc. Sin embargo, dijo que que no pierde la esperanza de que el gobierno entrante continúe con las pláticas de descentralización.


En el tema económico, Miranda Torres compartió su postura frente a la ya propuesta eliminación del impuesto al inventario por los comerciantes. “Mi ingreso principal es el CRIM; son 27 millones anuales. Mi presupuesto actual es de 83 millones, 27 son CRIM, 23 son patentes, 18 son IVU (Impuesto de Ventas y Usos), y entre arbitrios y otros renglones está la diferencia restante. De los 27 millones, 12 vienen de la propiedad mueble, que es la que incluye el inventario. Estimo que 5 millones son del renglón de inventario”.


“Si el inventario se elimina, tendríamos 5 millones menos; pero ya venimos tomando golpes desde el 2010. Hay que ser cuidadoso en el tema porque este es el caso de un municipio grande como nosotros. En el pasado ayudábamos a los pequeños, pero ya por contracción económica no podemos aunque quisiéramos. Inclusive, el fondo de equiparación que era un pote para distribuirlos a estos municipios; fue eliminado por la Junta de Control Fiscal. Ahora estos municipios tendrán un gran reto comenzando este año entrante, a más tardar julio de 2021. Nosotros ya asimilamos los golpes más fuertes, y aunque sí que 5 millones me harían un hueco; no sería como a municipios más pequeños. Tiene que haber una alternativa de quererse eliminar ese impuesto porque no puedes seguirle metiéndole las manos en los bolsillos a los municipios más grandes”, detalló sobre el tema.


Sobre el deterioro del casco urbano, apuntó a que muchas propiedades son privadas y los dueños en muchos casos, no desean hacerse cargo de las estructuras o venderles por un precio justo. El municipio se ha encargado de pintar, ‘tapear’, y desyerbar estas estructuras para evitar mayores complicaciones. “Han venido inversionistas extranjeros con muchos proyectos y capital, pero ha habido dueños de estas estructuras que no han querido negociar creando un status quo en el desarrollo estructural y económico del casco urbano”, dijo.


“Yo no quiero convertirme en un alcalde centrado en bienes raíces, lo mío como administrador, es darle servicios al pueblo; no ser un realtor. Hemos adquirido propiedades, desarrollaremos y hasta vendrán demoliciones pero mi objetivo no es competir en el terreno de bienes raíces aunque lo hemos tenido que hacer”, concluyó.