A paso lento recuperación de Yabucoa por burocracia en el desembolso de fondos


Rafael Surillo Ruiz, alcalde de Yabucoa. (Foto: Héctor René Santos Dávila)

Por: José Javier Aponte-Parsi

Editorial Semana, Inc.


A casi cuatro años del paso del huracán María, y en pleno inicio de la temporada de huracanes, el municipio de Yabucoa, el más afectado por ese fenómeno atmosférico, aun lucha por lograr su recuperación, con puentes y caminos en mal estado, sin parque de pelota, ni alcaldía y con la Plaza del Mercado y los garajes municipales destruidos.


“Eso está tal como quedó después de María y es frustrante la burocracia extrema que se ha añadido en este proceso y que nos ha llevado a esta situación”, indicó el alcalde Rafael Surillo Ruiz a Editorial Semana.


El primer ejecutivo municipal azucarero señaló que aunque la Agencia Federal para el Manejo de Emergencias (FEMA) ha obligado fondos para restaurar estas estructuras y accesos, la burocracia del gobierno estatal no ha permitido que esos fondos acaben de llegar al municipio. Recordó que en el pasado el proceso era mucho más rápido.


“Antes FEMA evaluaba los daños, coincidía con el municipio y entonces se llegaba a un acuerdo de adelantarle el 50 por ciento. Y después se hacía una auditoría de cómo iban trabajando. Si pasabas la auditoría seguían entonces certificándote ese otro por ciento hasta que se completara la obra. Así fue cuando el huracán Georges en 1998, que yo era vicealcalde y la cancha bajo techo se explotó, y en un año y medio ya estaba reconstruida.

Pero ahora ni siquiera para los puentes hemos podido lograr que se hagan las transferencias de los fondos para nosotros poder encaminar la recuperación de Yabucoa ”, sentenció.


Según explicó, todo cambió cuando, después del paso de María, situaciones como el escándalo de White Fish llevaron al gobierno federal a exigir más rigurosidad en las auditorías y los procesos de desembolso. El gobierno estatal creó la Oficina central de Recuperación, Reconstrucción y Resiliencia (COR3) para manejar el proceso, pero a juicio de Surillo, en lugar de facilitar estas transferencias, se ha convertido en un obstáculo para lograrlas.


“Aquí se nos ha pedido hasta información de máquinas viejas que tenía el Municipio y que usamos en el proceso de recuperación. Nos están pidiendo hasta el año en que se adquirió la máquina, el recibo de compra...es una burocracia extrema. Es bien fácil ahora, cuatro años después, pedirme un documento o una nota o algo, sobre todo cuando en aquel momento aquí no había luz, no había teléfono, sistemas o computadoras. No había ni cómo hacer una carta, y la alcaldía voló y muchos de los documentos se perdieron o fueron destruidos por el agua...¿Cómo yo voy a evidenciarte todo eso? Ese es el problema grande que tenemos nosotros para adelantar este proceso de recuperación”, enfatizó.


Surillo indicó que la experiencia les ha enseñado a no esperar por nadie, “Esto ha sido bien frustrante para nosotros, que estamos en el dia a día y que todavía vemos un pueblo que está deprimido en el aspecto de la estructura, aunque incólume en alma y corazón. Estamos sólidos y estamos dispuestos a echar para adelante. Enfrentamos procesos como estos, nos unimos en el momento necesario para encarar situaciones, como hemos hecho con esta pandemia del Covid-19. No esperamos por nadie, porque aprendimos esa lección de María”, concluyó.