top of page
Buscar
  • Editorial Semana

Acabemos con el existencialismo climático


Por: Jesús Santa Rodríguez


El Sierra Club de Puerto Rico hizo públicas las calificaciones que otorgaron a los senadores y representantes de la Asamblea Legislativa sobre cómo estos votaron en torno a diez medidas que atienden el cambio climático y cómo combatirlo, promover una agenda para el uso de energía solar, manejar el problema de la disposición de desperdicios sólidos y adelantar la justicia climática.


El Sierra Club es una organización que amplifica el poder de sus miembros y auspiciadores en la defensa de los derechos a disfrutar de un mundo más hospitalario y saludable para todos. Su misión invita a explorar, disfrutar y proteger los lugares inexplorados del planeta, practicar y promover el uso responsable de los recursos naturales y educar para la protección y el restablecimiento de la calidad del entorno que nos rodea.


Los hallazgos más sobresalientes que destaca este sondeo, llevado a cabo mediante el uso de tarjetas de puntuaciones y calificaciones, demostraron, por un lado, el compromiso de la delegación del Partido Popular Democrático (PPD) en proteger los recursos naturales, gesta que también han acometido otros partidos y movimientos, excepto el Partido Nuevo Progresista (PNP). Del desglose de notas, por institución política, es meritorio resaltar que legisladores del PPD acumularon 33 calificaciones de A y 4 B. Mientras, el PNP decantó con 19 notas entre D y F. Esto merece nuestra más cercana atención.


Puerto Rico y el mundo enfrentan una crisis climática que, de no mitigarse de forma agresiva, pronto tendrá efectos devastadores en la humanidad y las especies que cohabitan la Tierra. De acuerdo con una publicación reciente de la revista National Geographic, el Grupo Intergubernamental de Expertos sobre el Cambio Climático (IPCC) hizo serias advertencias en un reporte sobre la emergencia climática que vivimos, estableciendo como fecha límite el año 2025 para que las emisiones de carbono lleguen a su máximo histórico y comiencen a declinar marcadamente. De no lograrse este plan, según el IPCC, es poco probable que el planeta sea habitable para 2050. En efecto, el informe señala que hablar en tiempo futuro no es garantía de que el planeta pueda ser habitable, si no se frena en seco el uso de gases nocivos emitidos a la atmósfera, pues nuestra especie ni otras poseen los filtros necesarios para encarar las condiciones climáticas esperadas.


El desarrollo de legislación responsable con el entorno, que incluya la reducción sustancial del uso de combustibles fósiles, ampliar el acceso a la electricidad, aumentar el uso de combustibles alternativos, como el hidrógeno y otras fuentes de energía renovables, y mejorar la eficiencia energética, tienen que ser prioridad, pues son la única garantía que tenemos para parar de quemar el planeta y mantener un lugar habitable donde vivir las presentes y futuras generaciones. Toca al pueblo evaluar el desempeño y la visión ética de sus gobiernos y legisladores a la hora de dar el voto y descartar el existencialismo climático, para aseguraros un espacio de vida en el futuro cercano.

0 visualizaciones

Entradas Recientes

Ver todo
bottom of page