Aclaran preconceptos equivocados sobre las vacunas


Por: Editorial Semana, Inc.


Algunas personas pueden estar preocupadas por la posibilidad de vacunarse una vez que la vacuna COVID-19 esté disponible. Los Centros para el Control y la Prevención de las Enfermedades de Estados Unidos (CDC) aclaran que si bien estas vacunas se han desarrollado lo más rápido posible, se han mantenido los procesos y procedimientos de rutina para garantizar la seguridad. Subrayan que la seguridad es una prioridad absoluta y existen muchas razones para vacunarse.


Las primeros vacunas que deben estar disponibles en Estados Unidos desde este mes de diciembre son las fabricadas por las farmacéuticas Pfizer y Moderna. Según ha trascendido, ambas vacunas son notablemente efectivas en la prevención de enfermedades por coronavirus. Sin embargo, aún no se ha difundido en su totalidad la información referente a los ensayos clínicos de las mismas. Ambas han sido probadas en adultos de 65 años o más, los cuales desarrollaron una fuerte respuesta inmunitaria.


Los CDC afirman que las vacunas contra el COVID-19 ayudarán a evitar que las personas lo contraigan y pueden ayudarlo a evitar que se enfermen gravemente incluso aquéllos que ya lo hayan contraido. Al vacunarse puede proteger a las personas que lo rodean, en particular a las personas que corren un mayor riesgo de contraer enfermedades graves por COVID-19.


Ninguna de las dos vacunas mencionadas, ni otras que están en desarrollo en la nación usa el virus vivo que causa COVID-19. El objetivo de cada una de ellas es enseñar a nuestro sistema inmunológico cómo reconocer y combatir el virus que causa COVID-19. A veces, este proceso puede provocar síntomas, como fiebre. Estos síntomas son normales y son una señal de que el cuerpo está desarrollando inmunidad.


Por lo general, el cuerpo tarda algunas semanas en desarrollar inmunidad después de la vacunación. Eso significa que es posible que una persona se infecte con el virus que causa COVID-19 justo antes o después de la vacunación y se enferme. Esto se debe a que la vacuna no ha tenido suficiente tiempo para brindar protección.


Las vacunas COVID-19 no harán que dé positivo en las pruebas virales, que se utilizan para ver si tiene una infección actual.


Si su cuerpo desarrolla una respuesta inmune, que es el objetivo de la vacunación, existe la posibilidad de que dé positivo en algunas pruebas de anticuerpos. Las pruebas de anticuerpos indican que tuvo una infección previa y que puede tener algún nivel de protección contra el virus. Actualmente, los expertos están analizando cómo la vacuna COVID-19 puede afectar los resultados de las pruebas de anticuerpos.


Debido a los graves riesgos para la salud asociados con COVID-19 y al hecho de que es posible una reinfección con COVID-19, se puede recomendar a las personas que se vacunen contra COVID-19 incluso si han estado enfermas con COVID-19 antes.


Los CDC mantendrán al público informado a medida que haya nuevas pruebas disponibles.