• Editorial Semana

Advierten sobre crisis en la industria de cannabis medicinal en Puerto Rico


Por: Antonio Luis Negrón Cruz | CyberNews


El presidente de la Asociación de Miembros de la Industria de Cannabis Medicinal (MICaM), el licenciado José Rivera denunció el miércoles, que l a industria de cannabis medicinal está al borde de su peor crisis ante la expedición “descontrolada” de licencias de establecimientos por parte del gobierno.


Expuso que ante el estancamiento en el número de pacientes autorizados (que se ha mantenido en aproximadamente 120,0000 desde hace casi dos años), y la expedición descontrolada de sobre 250 licencias de dispensarios, 45 de cultivos y 40 de manufactureras con capacidad instalada para suplir tres veces el mercado, se ha creado una crisis que podría provocar el colapso total de la industria.


“Esta situación se pudo haber evitado si se hubiese regulado la expedición de licencias conforme a ciertos límites, según establece la propia Ley 42 y su Reglamento”, explicó Rivera en comunicación escrita.


Explicó que la Ley 42, que regula la Industria de cannabis medicinal, establece que se deben de publicar todos los años los parámetros que se van a utilizar para la expedición de licencias de establecimientos autorizados de cannabis medicinal. Según el reglamento, la Junta Reglamentadora del Cannabis Medicinal tiene la obligación de establecer anualmente los parámetros de necesidad de licencias de establecimientos basado en una proporción de pacientes existentes versus licencias activas para atender las necesidades de dichos los pacientes. Cinco años después de establecida la Industria, estos parámetros nunca han sido publicados, y a pesar de las múltiples solicitudes formales que MICaM ha hecho, la Junta se ha negado cumplir con su propia reglamentación.


“Es muy lamentable la situación a la que hemos llegado. Muchos pequeños empresarios están a punto de perder sus negocios porque el gobierno no ha querido monitorear el crecimiento de la industria de forma asertiva. Hemos llegado a un tope en la cantidad de pacientes que se han certificado; los números no han aumentado en los últimos 18 meses, existen menos médicos certificando y cada vez más dispensarios, cultivos y manufacturas. Hay lugares del área metro en donde puedes encontrar dispensarios de cannabis medicinal puerta con puerta”, añadió Rivera.


Mencionó que la Junta Reglamentadora del Cannabis Medicinal tienen la potestad de mitigar el daño que está recibiendo la industria en estos momentos, pero según expertos en el tema, ya el daño está hecho y es muy difícil repararlo.


“Definitivamente deben detener de forma inmediata la convocatoria para aceptar nuevas solicitudes de dispensarios, cultivos, manufacturas y laboratorios; además deben incentivar a los médicos para que entren al programa en vez de cobrarles 1,500 dólares por tramitar una certificación de médico autorizado. Muy pocos médicos están dispuestos a hacer esta inversión cuando pagan solo una fracción de este cargo por la licencia federal para recetar sustancias controladas. Simplemente, no tiene sentido”, concluyó la doctora Limary Ríos, directora de MICaM.