• Editorial Semana

Agridulce campeonato de las Criollas


Por: Editorial Semana, Inc.


Agridulce ha resultado para la fanaticada cagüeña el más reciente campeonato ajudicado a las Criollas de Caguas del voleibol femenino en la temporada 2021, sin que estas pudieran medirse en la final con las Sanjuaneras de la capital.


El pasado sábado se celebraría el primer partido de la serie final, sin embargo, la Federación Puertorriqueña de Voleibol suspendió por un año a las sanjuaneras por no presentarse a jugar y declaró campeonas a las Criollas, que por mérito propio han logrado campeonatos en el pasado, como lo fue en los años 2014, 2015, 2016, 2017 y 2019.


La fanaticada también esperaba ver a las jugadoras ganar el campeonato como resultado de sus esfuerzos y destrezas en la final, pero esto no fue posible por la ausencia del equipo de San Juan, que estaba reclamando que se le permitiera sustitución de su refuerzo, Destinee Hooker. La atleta tuvo que desistir de seguir jugando por enfrentar un embarazo de alto riesgo. La petición del equipo de la capital fue denegada oor el director del torneo, José “Picky” Servera, al argumentar que los motivos de la petición de sustitución no están contemplados en la sección del reglamento. Los encargados de las sanjuaneras han justificado la ausencia del equipo en la final, aduciendo que carecer de un refuerzo los ponía en desventaja a nivel competitivo, pues no podían mantener el mismo nivel de juego.


En respuesta a estos hechos, el representante por San Juan y Aguas Buenas, Jorge “Georgie” Navarro Suárez, presentó un proyecto de ley para prohibir el discrimen por razón de embarazo en el deporte.


“La legislación específicamente prohíbe que los equipos incluyan cláusulas contractuales que penalicen a una atleta por estar embarazada. Además, provee para que un equipo pueda sustituir la atleta embarazada cuando  exista una recomendación de un ginecólogo-obstetra y dicha sustitución propenda al mejor cuidado, salud e integridad física de la atleta embarazada”, dijo Navarro Suárez.


“Es inconcebible que una organización deportiva no pueda reconocer y demostrar deferencia con una atleta embarazada. La mujer no puede cambiar la realidad que de son ellas las capacitadas fisiológicamente para traer un niño al mundo. Por tanto, no podemos penalizar a una atleta con su salario por quedar embarazada”, afirmó.


El legislador añadió que a la atleta que deba ser sustituida se le pagará un 100% por ciento de la base de su salario y recibirá los beneficios médicos hasta el final de la temporada.