• Editorial Semana

Alcalde de Cayey agradece muestras de solidaridad ante el fallecimiento de su señora madre


El alcalde de Cayey, Rolando Ortiz, junto a sus hijas Carol y Karla Ortiz.

Por: Editorial Semana, Inc.


El alcalde de Cayey, Rolando Ortiz Velázquez, agradeció las muestras de cariño hacia él y toda su familia, tras el deceso de su madre, doña Ana Luz Velázquez Rivera el pasado jueves, a los 91 años de edad.


“Han sido momentos de difícil aceptación, pero a la vez, recibimos con emoción ver a las personas que, aún con la pandemia, llegaron al cementerio siguiendo las medidas de salubridad y distanciamiento físico”, señaló un emocionado Ortiz Velázquez durante el sepelio el pasado sábado en el pórtico del Antiguo Cementerio de Cayey. El alcalde añadió no tener dudas “de que todas las madres son inmortales, son la presencia de Dios en la Tierra. Tampoco tengo dudas de que más que pertenecernos, son de Dios y vuelven a Él. Se convierten en nuestros ángeles”.


El Ejecutivo Municipal tomó fuerzas cuando sus hijas Karla y Carol Ortiz lo acompañaron a su lado para añadir que “ahora, y aún con esta honda tristeza, nos toca a nosotros seguir cumpliendo con el ejemplo de quien todos conocieron como Doña Luz y aplicar sus consejos, ponerlos en función y pasarlo a hijos y nietos. Esa es la ley de la vida”. Estas, junto a sus primas compartieron palabras en representación de los nietos y biznietos expresando lo aprendido por parte de doña Luz. “Tenemos presente tu legado y nos comprometemos a continuarlo y transmitirlo”.


Velázquez Rivera levantó su familia sola, tras quedar viuda a los 32 años de edad. Junto a sus hijos Paula Luz, Pablo Oscar, Rosario ‘Sara’, Héctor Luis, Pedro Antonio, Nora Luz y Rolando conformó una de las muchas familias que crecieron en la comunidad El Polvorín, cercana al centro urbano de la ciudad de Cayey, que hoy también está de luto.


Los empleados municipales estuvieron representados por José Rodríguez, quien se expresó a nombre de ellos. Además, la honorable Lyda Marta Rivera Rivera, a nombre de la Legislatura Municipal que preside, expresó que “siempre la voy a recordar porque fue una persona humilde y poseía una gracia natural. Disfrutaba de caminar por nuestra ciudad y a la vez, radiaba mucha paz. Junto a su sonrisa, fue una de sus grandes características”.


El párroco de la Iglesia Nuestra Señora de la Asunción, Yamil Velázquez y el pastor de la Primera Iglesia Bautista de Cayey Jorge Cintrón tuvieron palabras de aliento a los presentes y familiares y coincidieron en citar el mensaje del apóstol Pablo en Romanos 8:35-39: “Por lo cual estoy seguro de que ni la muerte, ni la vida, ni ángeles, ni principados, ni potestades, ni lo alto, ni lo profundo, ni ninguna otra cosa creada nos podrá separar del amor de Dios, que es en Cristo Jesús Señor nuestro”.


En representación de la Asociación de Alcaldes, su segundo vicepresidente, Nelson Torres Yordán, alcalde de Guayanilla, pueblo natal de doña Luz, sostuvo que los guayanillenses conocen los valores que ella inculcó en su hijo Rolando, por la manera en que él particularmente los ayudó, luego de los temblores del 6 y 7 de enero; llevando comida y cocinando a miles de personas”.