Alegan expansión Avenida Degetau hasta Carr. 183 amenaza a conductores y comerciantes


Por: Félix Tomás Miguel Aponte

Editorial Semana, Inc.


Para dueños de comercios e industrias ubicadas en la carretera 183 de Caguas a San Lorenzo y para quienes transitan por la ruta, los trabajos de expansión de la Avenida Degetau hasta la mencionada carretera, conjuntamente con la construcción de un islote y el aumento a los límites de velocidad, son una amenaza para conductores debido a que el mismo obliga a realizar virajes en “U” por no tener una entrada libre, lo que puede causar un accidente. Los querellantes alegan que tales obras de construcción también provocan ataponamientos y la inutilización de rampas de carga y descarga en uno de los negocios del área y provocado roturas en la acera.


Específicamente, Xander Torres, uno de los comerciantes perjudicados, denunció “sobre 500 virajes al día; incluso, por graveros y camiones”. Indicó que tanto él como propietarios de empresas en dicha zona se ven afectados desde dos años (cuando iniciaron las obras de expansión), tanto por el peligro que ofrece la mencionada carretera como los efectos a corto y largo plazo al afectarse sus ventas o servicios en sus respectivos negocios.


“Estamos afectados por la construcción frente a nuestro local, ya que han dañado la entrada a nuestro show room, al igual que el acceso al estacionamiento industrial. La acera se ha seguido partiendo por la entrada y salida de carros. Tenemos problemas también con los montacargas, ya que se entierran en la zanja de dicha construcción, y el agua que llega al edificio sale con alto contenido de polvo y no la podemos usar”, destacó Javier Cacho, gerente de la fábrica de muebles Interspace.


Cacho alegó que han solicitado reunirse con la administradora del proyecto, Dayna Pérez; el Ing. Ramón Rodríguez, de la constructora José Caro; y la firma de diseñadores Badget & Badget, para buscar la manera que la mencionada construcción no inutilice el uso de rampas de carga y descarga. Sin embargo, precisó que “no se han recibido cartas ni llamadas para hablar del asunto”. Añadió que solicitó un “injunction” para detener la construcción del islote, “pero lo hicieron de todas maneras”.


El empresario, quien confirmó también enfrentar esta problemática desde hace más de dos años, indicó que todo lo anterior hace que se “encapsule el negocio y quede inoperante”.