• Editorial Semana

Algunas medicinas y el volante no ligan


Por: Editorial Semana, Inc.


Si está tomando un medicamento, ¿es seguro conducir?


Lo más probable es que sí. No obstante, la Administración de Alimentos y Medicamentos de los Estados Unidos (FDA, por sus siglas en inglés) recomienda asegurarse de que así sea antes de operar cualquier tipo de vehículo.


Sin embargo, uanque la mayoría no afectarán su capacidad para conducir, algunos medicamentos de venta con o sin receta pueden tener efectos secundarios y causar reacciones que quizás hagan que sea peligroso conducir, como: sueño/somnolencia, vista borrosa, mareo, movimientos más lentos, desmayos, incapacidad para concentrarse o prestar atención, náuseas, irritabilidad.


Algunas medicinas pueden afectar su capacidad para manejar por un corto tiempo después de tomarlas. Con otras, los efectos pueden durar varias horas, e incluso hasta el día siguiente. Y algunas incluyen la advertencia de no operar maquinaria pesada, lo cual incluye conducir un automóvilAlgunas medicinas que podrían hacer que sea peligroso conducir son: los analgésicos opiáceos, los medicamentos de prescripción médica para la ansiedad (por ejemplo, la benzodiacepina), los medicamentos anticonvulsivos (antiepilépticos), los medicamentos antipsicóticos, algunos antidepresivos,los productos que contienen codeína, algunos remedios para el resfriado y productos para la alergia, tales como los antihistamínicos (de venta tanto con receta como sin ella), las pastillas para dormir, los relajantes musculares, las medicinas que tratan o controlan los síntomas de la diarrea, las medicinas que tratan o previenen los síntomas del mareo, las pastillas para adelgazar, los medicamentos para “mantenerse despierto” y otros fármacos con estimulantes (p. ej., con cafeína, efedrina o pseudoefedrina).


Las personas con insomnio tienen problemas para conciliar o mantener el sueño. Muchos toman medicinas para poder dormir, pero a la mañana siguiente, algunas podrían incapacitarlo para realizar actividades para las que debe estar totalmente alerta, como conducir.


Un ingrediente común de un medicamento para el sueño ampliamente recetado es el zolpidem, el cual pertenece a una clase de medicamentos llamados sedantes hipnóticos. La FDA ha descubierto que los medicamentos que contienen zolpidem, y sobre todo en su presentación de liberación prolongada, pueden menguar la capacidad para manejar y realizar otras actividades a la mañana siguiente.


El zolpidem, en sus presentaciones de liberación tanto inmediata como prolongada, se comercializa como un medicamento genérico y con los siguientes nombres comerciales: Ambien y Ambien de liberación controlada (comprimido oral), Edluar (comprimido para colocarse debajo de la lengua), Intermezzo (comprimido para colocarse debajo de la lengua), Zolpimist (aerosol oral)


Quienes toman medicamentos para dormir deben hablar con su profesional de la salud sobre cómo tomar la dosis eficaz más baja. No suponga que las medicinas para dormir de venta sin receta son alternativas más seguras, necesariamente. La FDA también está evaluando el riesgo de incapacidad al día siguiente con el uso de otros medicamentos para el insomnio, en sus versiones de venta tanto con receta como sin ella.


Para quienes padecen alergias, los medicamentos que contienen antihistamínicos pueden ayudar a aliviar muchos tipos diferentes de alergias, como la polinosis o fiebre del heno. Pero estas medicinas pueden interferir con la capacidad para manejar y operar maquinaria pesada (incluyendo un automóvil). Los antihistamínicos pueden reducir su tiempo de reacción y hacer que sea difícil concentrarse o pensar con claridad, y pueden causar confusión leve, incluso si no se siente adormilado.

Entradas Recientes

Ver todo