top of page
Buscar
  • Foto del escritorEditorial Semana

Amor, amor, amor…




Por: Myrna L. Carrión Parrilla


En la historia muchas son las definiciones que se le han dado a la palabra o concepto del amor. Algunos teóricos del tema plantean que” el amor es un sentimiento que nos vincula afectivamente a otros seres vivos.” Su definición es compleja, porque el amor incluye una cantidad de emociones positivas. Entre ellas el apego, la alegría, la comprensión mutua, etc. Aunque todas varían de un ser humano a otro, según el tipo de apego entre ellos y sus propias características personales.


Se ha planteado también que el amor es el puente que une al corazón con la razón. De ahí que cuando existe el amor en un ser humano es imposible que nuestros actos sean reprochables o inhumanos. De ahí que se entienda que el amor es el remedio para enfrentarse a la violencia, el hambre, el machismo, el racismo y la soledad.


Desde el punto de vista de la psicología se ha planteado que “el amor es el vínculo de afecto que nace de la valoración del otro e inspira el deseo de su bien. Puede verse como un valor o como una característica de las relaciones humanas.” El concepto del amor es amplio y complejo. Podemos referirnos al amor como amistad, amor romántico, amor filial, amor propio, amor místico, amor por una causa, amor a Dios. El amor se expresa a través de acciones, gestos y palabras. Por ejemplo, cuidar de alguien (acciones); abrazar a una persona (gestos) y comunicar frases de cariño (palabras).


El concepto del amor no debe confundirse con la simpatía, que es un sentimiento agradable entre dos personas. El amor implica una actitud intencional de aceptación y conlleva un compromiso. Si estudiamos el concepto del amor como un valor encontramos que particularmente desde el campo de la psicología plantean que “el amor como valor garantiza el ejercicio de la solidaridad, la compasión y la cooperación mutua en una comunidad o sociedad. Desde la familia como célula fundamental de la sociedad, pasando por la escuela hasta el mundo laboral, el amor actúa como un factor cohesionador y edificante. Promueve la cultura de paz y favorece las condiciones de prosperidad”. Se ha encontrado que el amor puede tener un impacto significativo en nuestra salud mental y emocional. Estudios han demostrado que el amor romántico puede actuar como un poderoso motivador que impulsa nuestro bienestar emocional.


El amor nos hace sentir vivos y nos ayuda a experimentar una gama de emociones positivas. Además, el amor puede contribuir a un mayor nivel de autoestima y autorrealización. En el estudio de la conducta humana se reconoce que sin embargo, el amor también puede tener su lado oscuro. Las relaciones tóxicas o abusivas pueden tener un impacto negativo en nuestra salud mental y emocional. Estas relaciones pueden generar angustia, ansiedad e incluso depresión. Es importante estar atentos a las señales de alerta y buscar ayuda cuando sea necesario para proteger nuestra salud y bienestar.


En conclusión, el amor es un aspecto fundamental de nuestra vida emocional y tiene un notable impacto en nuestra salud mental. A través del amor podemos experimentar emociones positivas y construir relaciones sanas y satisfactorias que nos permitan crecer y desarrollarnos como individuos.


Sin duda que mucho de lo que pasa es consecuencia de la falta de amor, en algún sitio se ha olvidado enseñar debidamente a desarrollar sentimientos de amor al prójimo, no al dinero, al poder o la fama y ahora sufrimos las consecuencias, una generación sin amor.


Lo que sí debemos de reconocer en el amor, es que no es algo de un solo dia, el dia de San Valentín. El amor es de todos los días, no lo define el regalo que hagamos o recibamos, debe ser un regalo que ofrezcamos a diario con nuestra acciones y palabras. Que en este dia y todos los días, regalemos amor, amor, amor.


5 visualizaciones

Entradas Recientes

Ver todo

Comments


bottom of page