top of page
Buscar
  • Foto del escritorEditorial Semana

Angustia o ansiedad social contemporánea II




Por: Juan Illich Hernández


Al retomar los conceptos de la angustia y ansiedad en estos momentos históricos a nivel macrosocial en Puerto Rico, notamos que la situación del constante ajetreo es una mucho más violenta de lo que solía ser hace unos cinco a diez años atrás. Indudablemente, la condición colonial y el mismo hiperconsumo han hecho posible la recreación sombría de implantar el estupefaciente de la satisfacción inmediata. Gracias a programas televisivos como “Puerto Rico Gana”, “La Casa de los Famosos”, “Lo Sé Todo”, “Enamorándonos”, “La Bóveda”, “El Guitarreño”, etc., facilitan la pavimentación de un perfecto camino hacia la sutil auto-perdición e incluso autodestrucción.


Si seguimos esta línea de pensamiento, ninguno de estos hechos sociales son algo nuevo o sin precedentes ya que cuando se aproximan las elecciones y a su vez las agitaciones sociopolíticas de todo bando ideológico, la construcción de una ansiedad-angustiosa es la orden del día. Tanto es así, que si nos remontamos a la década de los años 30´s aconteció un icónico texto literario histórico futurista/distópico titulado “Un mundo feliz” del inglés Aldous Huxley. Este aparte de escenificar toda una hecatombe acerca de experimentaciones con alteraciones al ADN humano, también trae el fenómeno del consumo y la comodidad como los remedios anestésicos para aislar a las masas de su realidad.


Hoy día, toda esta ambientación bien organizada en el país nos ha hecho apartar de nuestros deberes como ciudadanos. El saber lo que es comer en familia en las tardes está intervenido por los programas para entretenimiento al horario premium de 5:00 a 6:00 p.m. por el simple hecho de saber qué anda corriendo por el país bajo amarillismo. También, esto sucede con el dulce sabor de una buena conversación a nivel presencial, pero dicha dinámica ha sido sustituida e incluso transferida a la ansiosa espera de saber qué nos dirá ese otro/a desde su smartphone. Estos ejemplos han desencadenado todo un trastorno de la personalidad el cual tiene como término patológico en el DSM (Manual de trastornos Mentales) la nomofobia y el síndrome del “Síndrome del Doble Check”. Es decir, que el (No-Mobile-Phone-Phobia) o miedo irracional a no estar con el teléfono y a su vez el síndrome del doble check, buscan promover a nivel imaginario ya una predisposición de ansiedad, dado que al usar la aplicación de Whatsaap, los dobles checks certifican que el mensaje ha sido visto.


Ha sido la sociedad del hiperconsumo e información la que en términos generales reconstruyó las nuevas formas de cómo actualmente nos interrelacionamos no solo con el mundo y otredad, sino también con nosotros mismos. Esta instalación que ya había presagiado Aldous Huxley y otros autores como George Orwell con 1984 bajo el Estado del Gran Hermano e incluso Abelardo Díaz Alfaro con su emblemática metáfora del Josco, entre otros, ilustran la notoria transformación de la psicología de masas contemporánea.


Quiérase decir, que a mayor descomposición social e histórica estemos viviendo, mayor desinformación y aislamiento informativo impulsará el sistema económico- político que nos “respalda”. De ahí, el anzuelo de la ansiedad por alcanzar metas como suplanta la intrascendente pirámide de Abraham Maslow que hacen caracterizar un trazo lineal y “cuasi-exitoso” de la vida según nos dicen los psicólogos fatulos o psicólogos motivacionales provenientes de la escuela del mercadeo internacional. Desde este referente es que se juega constantemente con nuestros sentidos, conductas, emociones y nociones de lo “real” con el objetivo de transmitir el idóneo mensaje que generaría ansiedad-angustiosa de llegarse a consumir X o Y objeto. (Continuará...)

39 visualizaciones

Entradas Recientes

Ver todo

Leah

コメント


bottom of page