• Editorial Semana

Anticipan 340,000 vacunas contra el COVID-19 lleguen a Puerto Rico para fines de mes


Por: Pedro Correa Henry

Twitter: @PCorreaHenry

Especial para EDITORIAL SEMANA


El Departamento de Salud de Puerto Rico espera recibir 340,000 vacunas contra el coronavirus antes de fin de año, la mayor parte de la farmacéutica Moderna y unas 30,000 de Pfizer. Así lo anticipó la subsecretaria de Salud, Iris Cardona Gerena, quien indicó que las expectativas son que comiencen a llegar para el 20 de diciembre.


Explicó que las inoculaciones comenzarían 48 horas después de que la Administración de Drogas y Alimentos de EE.UU. (FDA) emita una autorización de uso de emergencia y el Comité Asesor de Prácticas de Inmunización de los Centros para el Control y la Prevención de Enfermedades (CDC) presente sus recomendaciones, lo que se espera ocurra antes del 15 de diciembre.


“Esto no significa que iniciaremos la vacunación el 15 de diciembre y será hasta el próximo mayo; este es un proceso ordenado que dependerá de cuan rápido lleguen las vacunas”, advirtió. “Habrá vacunas para cada persona que deba ser vacunada, pero es un proceso ordenado guiado por un marco que considera la ciencia, dónde funciona la vacuna, la logística, cómo se entregará y la ética, que se enfoca principalmente en quién debemos vacunar primero, quién está más expuesto [al coronavirus] y, si se enferman, quiénes enfrentarían más complicaciones”, agregó.


Indicó que en la primera fase de inoculación, comenzarán a vacunar “aquéllos que trabajan en hospitales, pero incluyendo a todos los demás en un proceso ordenado, y a todos los residentes de las instalaciones de atención a largo plazo, a todas las personas en entornos [grupales] y todos aquellos pacientes que, por su edad o condición médica, están en riesgo de complicaciones ”.


“Todo esto está incluido en la primera fase de vacunación; lo que pasa es que lo estructuramos en diferentes partes, hospitales, centros de salud, consultorios médicos, farmacias, entre otros ”, dijo. “Luego llevaríamos a cabo actividades dirigidas al nutrido grupo de trabajadores sin los que la sociedad no correría, que incluye a socorristas, bomberos, policías, oficiales de manejo de emergencias, trabajadores de emergencias médicas, pero también incluye a quienes brindan servicios básicos como agua, luz, comunicaciones, servicio de alimentos, educación, agencias gubernamentales, agencias esenciales, agencias federales”.


Sobre el aspecto de seguridad, Cardona dijo que “las vacunas que esperamos sean autorizadas para su uso en los próximos días cuentan con estudios de investigación clínica con más de 73,000 pacientes que demuestran un buen perfil de seguridad, donde los únicos efectos secundarios que se observaron y fueron estadísticamente importantes fueron los dolores de cabeza y algo de fatiga”.


Por su parte el secretario de salud entrante de Puerto Rico, Carlos Mellado, señaló que los efectos secundarios se han informado solo en 39 de las 40,000 personas que han participado en las pruebas de la vacuna. Indicó que estos síntomas son comunes ya que se trata de una vacuna de ARN mensajero, que no implica inocular al paciente con un virus vivo atenuado o virus inactivado, lo que describió como “una tecnología diferente y eficiente”. De hecho, información publicada en la revista Journal of the American Medical Association en septiembre pasado, indica que las investigaciones que han dado paso a estas dos nuevas vacunas comenzaron en 2002 con la aparición del SARS-CoV-1 y posteriormente, con el Middle East Respiratory Syndrome (MERS).


En cuanto a la distribución de vacunas, Mellado indicó que el aporte de la Guardia Nacional de Puerto Rico será importante para realizar ese esfuerzo de manera ordenada.


“No va a haber gente aquí que se vacune [primero] porque yo soy tal o cual persona”, dijo. “No, no, se va a hacer de acuerdo con las pautas.


Por eso tenemos a la Guardia Nacional, que son [parte del] ejército y organizan todo de manera adecuada”, enfatizó.


José Javier Aponte Parsi colaboró con esta historia.