• Editorial Semana

Anticipan nuevo aumento de casos de COVID-19 en las próximas dos semanas


Dr. Juan Carlos Reyes-Pulliza.

Por: Editorial Semana, Inc.


Ante el aumento de casos de COVID-19 en Puerto Rico, el epidemiólogo del Task Force Médico, Dr. Juan Carlos Reyes-Pulliza, reconoció que discreparon con la gobernadora Wanda Vázquez Garced en cuanto a los términos para reabrir la economía de la isla.


En una entrevista radial (WSKN), Reyes explicó que en sus recomendaciones identificaron innumerables lugares y espacios que no eran propicios para la reapertura; pero, como son un grupo asesor, no pudieron someter orden alguna al respecto. Según el galeno, dijo que las cosas se pusieron “un poco fuera de control”, ya que el último informe del Departamento de Salud mostró un repunte en los contagios confirmados y posibles de COVID-19.


“Yo entiendo que nos esmandamos un poco ahí. Nosotros como task force no estábamos de acuerdo con cines, restaurantes a un 50%. Las iglesias cerradas con mucha gente y ventilación cerrada tampoco”, sentenció. “Dondequiera, en los Estados Unidos, reabrir la economía ha traído un aumento en casos de COVID-19,” añadió.


“En Puerto Rico, hemos tenido éxito en mantener esta cuarentena, en mantener el distanciamiento físico, en tratar de hacer las cosas bien”, dijo Reyes. “Sin embargo, de repente, hemos caído en una percepción de bajo riesgo, que es un viejo concepto que se ha observado desde la infección por VIH, las ETS [enfermedades de transmisión sexual] y el consumo de cannabis en adolescentes. Una persona puede caer en la percepción cuando ve poco o ningún riesgo, donde las cosas parecen estar bien, donde nadie muere, nadie a su alrededor se enferma, terminan bajando la guardia y [relajando] las medidas de seguridad”.


El epidemiólogo dijo que consideraba que los puertorriqueños, a nivel comunitario y de población en general, están bajo una percepción de bajo riesgo. Del mismo modo, expresó preocupación de que el escenario en la isla pudiera cambiar en cuestión de días debido a que muchas personas no utilizan mascarillas y no practican distanciamiento físico en espacios interiores. La situación podría agudizarse con la apertura del turismo a partir del próximo 15 de julio.


“Hay algo muy importante. Si las personas se distancian físicamente, usan sus mascarillas faciales, no [se reúnen] en espacios interiores o al aire libre, podríamos controlar la propagación”, dijo Reyes-Pulliza. “Si las personas salen con amigos y familiares que son ajenos a su círculo y comienzan a cantar y reír, existe un riesgo de infección. Es muy probable que se infecte en un restaurante que utiliza hasta el 75 por ciento de su capacidad. ¿Quién vigila eso? Cada literatura [científica] señala que las personas en un lugar cerrado con multitudes de personas que se quitan las mascarillas tienen un riesgo probable de infección ”.


Advirtió que de seguir esta tendencia, en las próximas dos semanas podría verse un nuevo aumento en los casos.


Hasta el miércoles, el total de casos confirmados de COVID-19 (por prueba molecular) era de 2,171 y el de contagios probables (por prueba rápida) a 6,574. El Departamento de Salud reportó dos muertes confirmadas por el virus, elevando la cifra de decesos a 159.