• Editorial Semana

Arbitros de toda la vida


Por Jorge L. Pérez/JPG Media Group

Fotos Pepo Pereira/Municipio de Caguas


Con cada año que pasa, los gemelos cagüeños José ‘Guare’ y Rafael Guzmán siguen implantando marcas como árbitros de béisbol en Puerto Rico.


De 58 años de edad, ambos debutaron como árbitros en las categorías juveniles cuando tenían apenas 16 años, y están activos actualmente en varias ligas juveniles y en la Doble A.


“Llevamos 42 años arbitrando”, dijo Rafael, quien es el vicepresidente de la Asociación de Arbitros, el organismo arbitral más grande de la Isla.


“Y a los 20 años empezamos en la Doble A”.


“Eso no era fácil entonces”, recalcó. “Osvaldo Gil era el presidente, solo había 32 equipos y una sola organización representaba a todos los árbitros”.


Actualmente la Doble A cuenta con 43 equipos y hay cinco organizaciones de árbitros diferentes, “pero nosotros somos la más grande”, dijo Rafael.


“La Doble A nos da ocho parques todas las semanas, para nuestros árbitros”.


Como vicepresidente de la Asociación, Rafael es quien asigna a esos 24 árbitros -tres en cada doble juego dominical-, y, naturalmente, asigna a su hermano y se asigna a él.


“Pero casi nunca para el mismo juego”, dijo, “porque no se permite”.


Sin embargo, a través de la larga trayectoria de ambos -que incluye 16 años en la liga invernal, Juegos Centroamericanos y Series del Caribe-, ha habido sus excepciones.


“La primera vez que los dos trabajamos en un mismo juego en la Doble A fue en el último juego de la final de 1986 entre Utuado y Cayey”, dijo Rafael, quien reside en Villa Carmen, mientras su hermano lo hace en Notre Dame. “Cayey ganaba la serie 3-0 y ganó ese juego para conquistar el campeonato”.


En la liga invernal debutaron en la temporada de 1990-91 y ambos trabajaron en la famosa Serie del Caribe de 1994-95, celebrada en el Hiram Bithorn, donde el llamado ‘dream team’ boricua conquistó el campeonato invicto.


En 2018, entretanto, los dos trabajaron en los Centroamericanos de Barranquilla.


En 2012, a su vez, ambos fueron exaltados al Pabellón de la Fama del Deporte Cagüeño, donde Rafael ahora pertenece a la Junta de Directores.


Claro, todo este resumé representa apenas una fracción del trabajo de ambos en el béisbol: “Además de llevar 38 años, ininterrumpidamente, en la Doble A y la Coliceba”, explicó Rafael, “trabajamos en la Coliceba Juvenil, y otras ligas juveniles y adultas (Connie Mack, National, Palomino, en la Clase A, en las Pequeñas Ligas, en el sóftbol ‘Boomer’ (Master)…”.


En fin, siguen activas a todo tren las carreras que para los dos hermanos comenzaron cuando tenían 15 años, cuando su dirigente en la liga José Manuel Cora de Villa Nueva les habló claro y les dijo que José no tenía mucho futuro como segunda base ni Rafael como jardinero central, y les recomendó que hicieran otra cosa… como arbitrar.


“Y eso se lo agradeceremos siempre”, concluyó Rafael.