• Editorial Semana

“Asalto a la democracia” nuevo código electoral


El licenciado Héctor Luis Acevedo (a la izquierda), junto al presidente del PPD, Aníbal José Torres Torres.

Por: Editorial Semana


El licenciado Héctor Luis Acevedo, único sobreviviente del consenso electoral de 1982, catalogó como “un asalto vil a la democracia” el nuevo Código Electoral aprobado el pasado sábado con la firma de la gobernadora Wanda Vázquez Garced. Según denunció, ésta incum-plió su promesa de no firmar ningún cambio a la ley electoral a menos que existiera un consenso multipartidista al respecto.


“Una gobernadora sin palabra no puede prevalecer en un Pueblo que ama su democracia. Le están arrebatando a su gente su más preciado valor que es el derecho al voto libre y limpio. Ella prometió buscar el consenso y no hizo ni una sola gestión para buscarlo”, sentenció el también exalcalde de San Juan y excomisionado electoral del Partido Popular Democrático (PPD).


Entre los “abusos” de la legislación mencionó en primer plano que se permite “personas que no viven aquí vengan a decidir las elecciones de los que vivimos aquí, diluyendo el voto que nos garantiza la Constitución”.


“Ahora se hace el voto ausente de forma irrestricta y se le quita el requisito de obtener la tarjeta electoral que expide la Comisión Estatal de Elecciones en Puerto Rico, invitando a votar a personas que ya no tienen su domicilio en la Isla”, explicó. Agregó que de igual manera los artículos 9-035 y 9-038 del proyecto impiden requerir al solicitante que declare si está inscrito para votar en algún estado de Estados Unidos, como es el caso de 5,551 electores detectados con doble inscripción, que el Partido Nuevo Progresista (PNP) rechaza se retiren de las listas. Otro punto neurálgico es el artículo 9.9 del proyecto, “que le quita el derecho al elector de votar marcando la insignia de su partido o el retrato de un candidato anulando esa expresión si no aparece en el pequeño cuadrante, aunque su intención esté clara y manifiesta. El Tribunal Supremo de Puerto Rico adjudicó esa misma situación por unanimidad al reconocer la intención del elector por encima de cualquier tecnicismo”, dijo. En ese sentido, se refirió al caso de 1980 (PSP . v CEE 110 DPR 400) donde el máximo foro judicial falló a favor del Partido Socialista Puertorriqueño y ordenó se adjudicaron unos votos emitidos a favor de Carlos Gallisá y Juan Mari Bras como candidatos a la legislatura, en un espacio en blanco debajo del cuadrante. Enfatizó que esa norma ha sido sostenida de manera consistente desde entonces. De la misma forma, cuestionó que, según el proyecto, si un elector vota en el cuadrante de un partido y marca la cara de un candidato de otro partido, esta marca se tiene por no puesta y se cuenta el voto contrario a la intención expresa del elector por el candidato que él rechazó. A la vez denunció que se pretende anular el voto por una insignia y por candidatos de otros partidos. Recordó que ese derecho se validó por el Tribunal Supremo y el Tribunal de Apelaciones del primer circuito federal en 2004, prevaleciendo la intención del elector (los famosos “pivazos”). Asimismo, se anula cualquier voto por nominación directa (“write in”) donde no se mencione el nombre completo del candidato, contrario a la decisión del caso Santos v. PPD 109 DPR 798(1980).


“O sea, si un elector escribe en esa columna, “Wanda, o Pierluisi, o Bhatia ,o Yulín, o Charlie, Lúgaro, o Dr. Vázquez, o Eliezer o Vidot” hoy ese voto cuenta”.


La nueva legislación también elimina las inscripciones en escuelas superiores de estudiantes que tendrán la edad requerida para votar en las elecciones más próximas, derecho que según dijo estaba cobijado en el Artículo 6-016 de la ley electoral que estaba vigente.


Finalmente, Acevedo describió como un golpe de estado la nueva estipulación de que será el Comisionado Electoral del partido que más votos íntegros haya obtenido en la papeleta estatal, el que presente el nombre o los nombres de los candidatos a presidir la Comisión Estatal de Elecciones, poniendo al Tribunal Supremo de juez y parte cuando no haya consenso en la selección. A su juicio, con ello se disminuye las minorías y se amplían el control del PNP, que ha dominado el voto íntegro por las pasadas elecciones.


Acevedo hizo un llamado a denunciar en todos los foros pertinentes “los abusos y riesgos de esta legislación, ir a la calle de forma organizada a protestar y llevar los pleitos cuando estén listos”.