Asocian dosis más altas de DHA con bajas tasas de partos prematuros tempranos



Por: Editorial Semana, Inc.


Las mujeres que toman 1,000 mg de ácido docosahexaenoico (DHA) diario durante la última mitad del embarazo presentaron menores tasas de partos prematuros tempranos en comparación con las mujeres que tomaron la dosis estándar de 200 mg, según reveló un estudio financiado por los Institutos Nacionales de Salud. Aquellas con el nivel más bajo de DHA tuvieron la mayor reducción de partos prematuros tempranos, es decir, partos antes de las 34 semanas de embarazo, los cuales incrementan el riesgo de muerte o discapacidades del infante.


Investigaciones anteriores sobre el DHA y otros ácidos grasos con omega-3, que son nutrientes que se encuentran en el pescado y los huevos y en suplementos como aceite de alga, y sobre sus posibles efectos en la tasa de partos prematuros tempranos, aún no han sido concluyentes y no han identificado algún tipo o dosis específica para los ácidos grasos de omega-3.


Los investigadores inscribieron cerca de 1,100 mujeres y compararon las tasas de partos prematuros tempranos entre las mujeres que recibieron 1,000 mg de DHA con las que recibieron 200 mg. En términos generales, el 1.7 % de las mujeres en el grupo que recibió dosis alta dieron a luz de forma prematura temprana en comparación con el 2.4 % del grupo al que se le administró la dosis estándar.


Las mujeres en el grupo de dosis alta, que tenían bajos niveles de DHA al ingresar al estudio, presentaron la mayor reducción de partos prematuros tempranos (tasa del 2 % en comparación con una tasa del 4.1 % para quienes presentaban niveles bajos de DHA en el grupo que recibió dosis estándar).


Entre las mujeres con altos niveles de DHA al ingresar al estudio, la tasa de partos prematuros tempranos fue baja y no presentó diferencia según la dosis (1.4 % vs. 1.1 %). Los autores hicieron un llamado a registrar los niveles de DHA durante el embarazo, de forma tal que las mujeres que presenten bajos niveles puedan considerar tomar una dosis diaria más alta.


El estudio fue llevado a cabo por Susan E. Carlson, Ph.D., junto con otros colegas, en el University of Kansas Medical Center de la ciudad de Kansas. Está disponible en EClinicalMedicine. El financiamiento fue aportado por el Instituto Nacional de Salud Infantil y Desarrollo Humano Eunice Kennedy Shriver (NICHD) de los NIH.

Entradas Recientes

Ver todo

¿Por qué debo vacunarme contra la Influenza?

Por: Giselimar León, MPH, BS Rosemarie Bernabe Rivera, MPHE, CHES Especialistas en Cuidado de la Salud y Bienestar Plan de Salud Menonita Nos encontramos próximos a enfrentar la temporada del virus de