ASSMCA lanza campaña educativa para prevenir el mal uso y abuso de opioides


Por: Pedro Bosque-Pérez | CyberNews


Con el propósito de continuar impulsando medidas que combatan los casos de mal uso, abuso y sobredosis de opioides que ocurren en la Isla, el administrador de la Administración de Salud Mental y Contra la Adicción (ASSMCA), doctor Carlos Rodríguez Mateo, anunció este lunes el lanzamiento de la campaña educativa “Observa las señales, alerta a los opioides”.


“Para prevenir tenemos que educar. Es por esto que, con esta iniciativa, impulsada a través del Proyecto PR SOR (State Opioid Response), buscamos orientar a la ciudadanía sobre aquellas acciones que pudieran ponerlos en riesgo, así como esas señales de alerta a las que deben poner atención en un familiar o algún otro ser querido. También queremos que cada ciudadano pueda identificar si está incurriendo en un mal uso o abuso de estos medicamentos porque de ser así, estaría en peligro de sufrir una sobredosis”, explicó el portavoz en una comunicación escrita.


A pesar de que en Puerto Rico las cifras de muertes no han alcanzado los niveles críticos que enfrenta los Estados Unidos, la agencia persigue combatir el incremento de estos casos mediante diversos esfuerzos. “Estamos realizando un sinnúmero de iniciativas que están corriendo de manera simultánea. En el caso de esta campaña, la misma incluye material educativo impreso que se compartirá en las comunidades de Puerto Rico a través de distintos foros, así como anuncios de televisión, radio y redes sociales. Además, presentamos el testimonio de una madre que perdió a su único hijo por una sobredosis de opioides y ahora a raíz de esta dolorosa experiencia levanta su voz de alerta ante la peligrosidad que representa el mal uso y abuso de estos fármacos”, expresó el galeno.


ASSMCA ha adiestrado hasta el momento unas 12,053 personas aproximadamente sobre el manejo adecuado de una sobredosis y cómo administrar correctamente la Naloxona intranasal (Narcan). Este medicamento revierte en minutos los efectos de una sobredosis en el cuerpo. Asimismo, la agencia entregó, durante el periodo de abril 2019 a mayo 2021, unos 8,936 kits de Narcan a personas adiestradas por la agencia y a entidades con las que sostiene acuerdos colaborativos para prevenir un incremento de estos casos.

“Nos mantenemos activos y alerta ante estos casos que se han registrado en la Isla.

Asimismo, estamos robusteciendo el sistema de salud disponible para tratar a las personas que sufren de un trastorno de dependencia por sustancias. Tanto los adiestramientos como las entregas de kits Narcan y esta campaña son solo el inicio de lo que estaremos trabajando para atajar este problema de salud pública”, señaló Rodríguez Mateo.


En el periodo de junio de 2019 a mayo de 2021, el Departamento de Corrección y Rehabilitación (DCR) y otras entidades comunitarias con las cuales la agencia sostiene acuerdos colaborativos, reportaron a ASSMCA 496 casos de sobredosis por opioides. De estos, 22 han sido fatalidades por posible sobredosis de opioides, mientras que 474 han sido eventos de sobredosis donde la persona no falleció gracias a la intervención de personal adiestrado, a quienes se le hizo accesibles kits de Narcan.


De otra parte, el administrador exhortó a la ciudadanía a estar pendiente a las redes sociales de ASSMCA, así como a su web page y a los medios tradicionales para que reciban la información que contiene la campaña y la compartan con sus allegados y conocidos. “No es tan solo recibir la información sino compartirla con otros. Sabemos que los opioides pueden ser recetados para manejo del dolor o por alguna otra condición de salud y es esencial que conozcamos la importancia de usar estos medicamentos siguiendo estrictamente las indicaciones médicas. Si todos nos unimos para ayudar a educar a los que nos rodean podemos detener la incidencia de estos casos en la isla y salvar vidas juntos”, puntualizó Rodríguez Mateo.


El proyecto PR SOR realiza esfuerzos para brindar servicios a personas que padecen de un trastorno de dependencia a sustancias mediante el uso de la buprenorfina inyectable, Metadona, Naloxona y Naltrexone. Además, brinda servicios a confinados próximos a salir a la libre comunidad (6 meses antes) para prevenir recaídas en abuso de sustancias, ofrece servicios de apoyo mediante facilitadores pares y vacunará contra la hepatitis B a unos 3,000 pacientes HIV positivo que padezcan de un trastorno de dependencia por sustancias.


Además, este proyecto utiliza estrategias basadas en evidencia para identificar brechas en los modelos y servicios de tratamiento delineados para esta población. También, integra intervenciones psicosociales basadas en evidencia, que incluyen medicamentos aprobados por la FDA, en el tratamiento a personas que sufren de una adicción a drogas.