• Editorial Semana

Boston presenta a Alex Cora nuevamente como piloto de los Medias Rojas


Por: Editorial Semana, Inc.


El cagüeño Alex Cora regresó al mando de los Medias Rojas, equipo al que guió al Campeonato Mundial en 2018, luego de que la gerencia del equipo, los fanáticos de la ciudad y los mismos jugadores, abogaran por su retorno. Esto, luego de cumplir un año de suspensión por su participación en el escándalo de robar señales con el equipo de los Astros de Houston, donde fue coach de banca hasta 2017 y luego de conquistar el Clásico de Otoño.


Cora regresó el martes 10 de noviembre al Fenway Park, luego de que lo presentaron el presidente de los Medias Rojas de Boston, Sam Kennedy; el jefe de operaciones, Chaim Bloom, y el gerente general, Brian O’ Halloran. Previamente, Boston lo contrató en noviembre de 2017 como manager, y conquistó el campeonato en 2018, tras conseguir 108 triunfos en la temporada regular, un récord de la franquicia.


Cora aseguró a los medios de comunicación que ahora su misión es “reconstruir tanto su reputación como un equipo cuya nómina luce totalmente distinta de aquella que dirigió en su tiempo”. Mientras se disculpaba por el motivo que lo llevó a su suspensión, reconoció que “ha sido un año difícil, luego de pasar por todo el proceso con la Oficina del Comisionado y el Departamento de Investigaciones”, en el cual recibió su sentencia y la cumplió. A la vez, representó para él, una oportunidad de pasar tiempo con su familia.


Mientras admitía los hechos y reconoció decepcionar a su fanaticada, reiteró que utilizará esta mala experiencia “para hacer mejor a las personas, empezando por casa”, en lugar de que la gente visualice su regreso como “una gran historia”. “Sigo amando al juego, a mi trabajo, y les prometo que de ahora en adelante voy a utilizar esta experiencia de la forma correcta. No estoy orgulloso de esto, no estoy contento, pero tenemos que pasar la página. Estoy feliz por estar de regreso”, insistió.


Cora destacó, incluso, que cuando él se marchó del club, en enero, tanto el dueño de los Medias Rojas, John Henry, como el jefe de la junta, Tom Werner y el propio Kennedy, dejaron clara su afinidad con el manager; si bien reconocieron que “lo correcto era dejar que se marchara”. Pero bajo las órdenes del nuevo piloto, Ron Roenicke, el equipo quedó último de la División Este de la Liga Americana.


Roenicke se quedó sin empleo, y Kennedy dijo que el club le dejó claro a Bloom que “estaba en sus manos el proceso y la decisión de contratar al nuevo piloto”. Le reiteraron la encomienda en septiembre, durante una reunión en la que participaron Bloom, O’Halloran, el grupo de dueños y Kennedy. Bloom, a quien se le contrató durante el receso previo a la temporada de 2019, sólo había trabajado unos meses junto a Cora antes de que se marchara.

Por otro lado, el dirigente puertorriqueño expresó estar ansioso por demostrar que se merecía esta segunda oportunidad de dirigir al equipo al que condujo al título de la Serie Mundial en 2018. Al mismo tiempo que manifestó sentirse feliz por su regreso y sorprendido por lo rápido del mismo, reafirmó su compromiso de “jugar mejor béisbol, sin importar los jugadores que tenga”, de cara al 2021.


También reconoció tener ante sí un gran reto con los Medias Rojas, luego de ver fracasar al trabuco en la última temporada y notar la diferencia del equipo como es en la actualidad.