• Editorial Semana

Buscan evitar una crisis mayor con el COVID-19


Dr. Víctor Ramos, presidente de la Asociación de Médicos y Cirujanos de Puerto Rico.

Por: Editorial Semana, Inc.


Luego de que el pasado fin de semana se reportara el mayor número de casos de COVID-19 en Puerto Rico hasta ese momento (325 casos confirmados y 255 probables), la comunidad médica de Puerto Rico anticipa una posible tendencia de aumento de casos positivos, con más hospitalizaciones, más decesos y el peligro de que se sature el sistema de salud pública.


Para el Dr. Víctor Ramos, presidente de la Asociación de Médicos y Cirujanos de Puerto Rico, los recientes aumentos de casos positivos no deben ser sorpresa para nadie, ya que las pruebas se remontan al fin de semana largo del 4 de julio, cuando muchos acudieron en masa a las playas y eventos familiares sin cumplir con directrices para el distanciamiento físico o el uso de mascarillas. Se teme que este comportamiento pueda repetirse este fin de semana del 25 de julio.


“Esto acaba de empeorar; cualquiera puede contraer COVID-19, cualquiera puede morir por esto. Hay personas más vulnerables que otras, pero cualquier persona, incluso jóvenes y sanos, podrían enfermarse”, dijo Ramos. “Hemos visto personas de 29, 27, 26, incluso de 13 años, asociadas con esta enfermedad. La mayoría de los casos recientes de infección fueron de personas de entre 20 y 29 años. Creen que nunca recibirán COVID-19; piensan que son inmortales”.


Hasta el martes, 21 de julio, habían 425 hospitalizados por el temible virus. Cinco decesos fueron añadidos por lo que la cifra de muertes se alcanzó los 185. Se reportaron 77 casos confirmados fueron y 28 probables. El total de casos confirmados es de 4,330 mientras que los probables ya suman 8,708. Ramos expresó su preocupación a medida que aumenta la presión en los hospitales debido al aumento de pacientes con síntomas relacionados con COVID-19 y pacientes con enfermedades crónicas descompensadas que no han recibido la atención médica necesaria desde marzo.


“Ambos tipos de pacientes están llegando simultáneamente a los hospitales, y hay una presión creciente fuera del área metropolitana, ya que esta área tiene más hospitales que cualquier otro sector en Puerto Rico”, dijo Ramos. “Ya tenemos hospitales que están bastante llenos en las regiones norte y oeste. Tenemos que estar atentos a cómo se comportará esta situación en los próximos días”, indicó, afirmando que ello nos dará una idea de si se van a llenar los hospitales.


Asimismo, anticipó un aumento en los casos y urgió que los ciudadanos cooperen y el gobierno se haga cargo de hacer cumplir las restricciones.


“Los ciudadanos deben seguir las reglas, el distanciamiento social, el uso de máscaras faciales que cubran tanto la nariz como la boca de manera adecuada, lavándose las manos; no es complicado lo que le pedimos a la gente”, dijo Ramos. “La reciente Orden Ejecutiva abordó dos preocupaciones: retrasar el turismo hasta el 15 de agosto, aunque tenemos que ver cómo funciona el protocolo del Departamento de Salud, ya que es un proceso novedoso, y controlar las ventas de bebidas alcohólicas, ya que muchos de los casos, una vez que los rastreamos encontramos que se debieron a actividades de viajeros y eventos privados o familiares que implicaron el consumo de alcohol”.


El problema principal, a su juicio, no fue que estos negocios estuvieran abiertos, sino el tamaño de las multitudes de personas que vinieron a consumir bebidas, especialmente alcohólicas. “Cuando la orden establece el cierre de casinos, gimnasios y otros servicios no esenciales, no es que no cumplan con las medidas de seguridad, es que estamos en un aumento de casos positivos y no hay razón para estas empresas estar abiertas [en este momento]”.


El pasado lunes, la gobernadora Wanda Vázquez Garced enmendó la Orden Ejecutiva 2020-054 para que este domingo, 26 de julio de 2020, los negocios se mantengan permanezcan cerrados. La orden excluye a las farmacias, las gasolineras y establecimientos dedicados a la venta de alimentos.


Los negocios dedicados a la venta de alimentos solo podrán ofrecer servicio a través de los servi-carros, y ofrecer entregas o recogidos. Las megatiendas, por su parte, deberán limitarse a operar únicamente sus áreas de supermercado y farmacia. Además, se prohíbe el expendio de bebidas alcohólicas.


“ En momentos en que hay aumento de casos, de hospitalizaciones y de fallecimientos, no podemos bajar la guardia y es por eso que junto a representantes de la industria, hemos determinado tomar medidas más restrictivas, por el momento, este domingo”, señaló la gobernadora.

Suscríbete a nuestro boletín

© Editorial Semana, Inc.

Calle Cristóbal Colón Esquina Ponce de León #21 Caguas, PR, 00725

icono.png