¿Cómo y por qué aumentar el consumo diario de fibra?

Por: Editorial Semana, Inc.


¿Sabía qué las fibras aportan efectos positivos para el control de peso y salud intestinal?

¿Sabe qué las fibras están presentes en alimentos naturales y procesados?


¡Probablemente no esté consumiendo suficiente fibra a diario! Según la Organización Mundial de la Salud (OMS), los adultos deben consumir al menos 25 gramos de fibra al día. Para muchas personas, el deseo de aumentar su consumo ya es una realidad según revela una encuesta de Tate & Lyle, proveedor líder de ingredientes y soluciones para alimentos y bebidas.


Las fibras dietéticas son carbohidratos resistentes a las enzimas digestivas humanas. Pasan por el estómago y el intestino delgado y llegan al intestino grueso sin ser digeridas. Esto significa que tienen un valor calórico bajo, su impacto en la glucosa en sangre es insignificante, ayudan a prolongar la sensación de saciedad y ayudan a la salud intestinal.


“Son un gran aliado de la salud por muchas razones. Mantener la ingesta recomendada ayuda a controlar el peso corporal y los niveles de colesterol, glucosa e insulina en sangre, que coopera para controlar y reducir el riesgo de desarrollar enfermedades como diabetes y problemas cardiovasculares. Además, son conocidas por su beneficio clásico para mejorar la función intestinal regular. Recientemente, se encontró que algunas fibras pueden ayudar al sistema inmunológico a funcionar correctamente”, explica Renata Cassar, nutricionista de Tate & Lyle.


Las frutas, verduras y granos, incluyendo legumbres como frijoles o cereales como arroz integral, son las fuentes más comunes de fibra, pero la lista de alimentos que puede consumir para aumentar la ingesta de fibra va más allá de estos ejemplos. Un análisis rápido de etiquetas de productos disponibles en el supermercado puede abrir una gama de nuevas opciones ricas en fibra.


“La fibra añadida a los alimentos y bebidas también ayuda a conseguir la ingesta recomendada, aportando beneficios que impactan positivamente en la salud”, dice Cassar. La industria alimentaria ofrece varias opciones de productos con fibras añadidas, como bebidas, yogures y productos de panadería. Para hacer una elección consciente, conviene consultar la etiqueta.


Según la nutricionista, la información relativa a las fibras está disponible en la lista de ingredientes, en la tabla nutricional y en la cara principal de la etiqueta, donde están impresas afirmaciones como “fuente de fibra” y “rico en fibra”. En esa lista, pueden aparecer con nombres técnicos como: polidextrosa, maltodextrina resistente, fibra soluble de maíz, almidón de maíz resistente, inulina, pectina, betaglucanos y otros. Pero todas son dietéticas que se encuentran en las verduras, las frutas y los granos.


El análisis de la tabla nutricional también es fundamental en la toma de decisiones conscientes en el supermercado. Este detalla la cantidad de fibra dietética en gramos por porción y el porcentaje que esta cantidad representa en el valor diario que necesita un adulto sano. El CODEX (CAC/GL 23-1997) señala que 3g/100g es un contenido básico de fibra, mientras que 6g/100g es alto en fibra.


Otra recomendación es diversificar el menú. “Hay varios tipos de fibras y muchas tienen beneficios específicos. Para aumentar los efectos positivos en nuestro cuerpo, la recomendación es mezclar las fuentes, incluyendo frutas, vegetales, frijoles y otras legumbres, granos integrales y otros alimentos enriquecidos con fibra. Además de beber suficiente agua, ya que ésta ayuda en la acción de las fibras”, concluyó la profesional.


Para obtener más información, visite http://www.tateandlyle.com; o seguir a Tate & Lyle en Twitter y Linkedin.


Entradas Recientes

Ver todo

¿Por qué debo vacunarme contra la Influenza?

Por: Giselimar León, MPH, BS Rosemarie Bernabe Rivera, MPHE, CHES Especialistas en Cuidado de la Salud y Bienestar Plan de Salud Menonita Nos encontramos próximos a enfrentar la temporada del virus de