Carlos Romero Barceló:Un líder sin reversa


Por: Jennifer González Colón


Con el fallecimiento de nuestro exgobernador, ex comisionado residente - entre otros muchos honores - fundador de nuestro partido y luchador incuestionable por la Estadidad, Carlos Romero Barceló, cierra una época de la política puertorriqueña. Don Carlos Romero Barceló representa a una generación de líderes puertorriqueños que dirigieron un pensamiento estadista, fundando junto a Don Luis A. Ferré el Partido Nuevo Progresista. Hoy como vicepresidenta del PNP me uno a la pena que embarga a doña Kate, a mi amiga Melinda Romero y toda su familia.


El PNP está de luto y el movimiento estadista debe continuar su legado con acción y determinación.


Ha sido un honor contar con sus sabios consejos para lograr la igualdad para todos en Puerto Rico.


Don Carlos era un hombre fuerte, rocinante y determinado que se mantuvo siempre latente en la vida ideológica estadista y los asuntos importantes de Puerto Rico. Para mí ha sido un privilegio conocerle, admirarle y hasta diferir de él con argumentos y respeto. Un líder sin reversa que sabía motivar las masas e imponer su criterio.


Debemos continuar la lucha para alcanzar la meta de lograr que Puerto Rico tenga un estatus legal donde nuestros ciudadanos americanos estén en pie de igualdad con los del resto de la nación. Esto es lo correcto. La desigualdad no es sostenible.


Durante más de cien años, nuestros hombres y mujeres jóvenes han luchado en las guerras de Estados Unidos al lado de conciudadanos de todos los estados, bajo las órdenes de un Comandante en Jefe al que no podemos votar.


Durante décadas, mis predecesores y yo, sin un voto en la Cámara, hemos tenido que abogar, sin delegación proporcional, contra la burocracia y contra la discriminación tanto abierta como tácita en los programas y fondos federales.


Los puertorriqueños hemos sido parte de la gran familia americana durante más de ciento veinte años. Los puertorriqueños son parte de lo que hace que Estados Unidos sea lo que es hoy.


En el trabajo y en las escuelas, en la literatura, las artes, los deportes, los negocios, la ley, el gobierno, en las comunidades de todos los estados, contribuimos a la grandeza de esta nación, y estamos orgullosos de eso. Aceptamos ser americanos y queremos ser vistos y tratados como tales por nuestro propio sistema de gobierno.


El pueblo de Puerto Rico ha votado repetidamente para terminar con el estatus territorial. El 3 de noviembre de 2020, los votantes puertorriqueños tomaron una decisión clara y decisiva para convertirse en parte permanente de esta Unión, para convertirse en un Estado en igualdad de condiciones y responsabilidad con los 50 estados.


Como se hizo en Alaska y Hawái, a los votantes se les hizo una pregunta sencilla: ‘¿Debería admitirse a Puerto Rico como Estado de la Unión?’. La mayoría, 623,000 de los que votaron, votaron Sí. La estadidad obtuvo más votos que cualquier candidato o partido en la isla. Fui la candidata más votada en toda la isla, y la Estadidad aún recibió más de 100,000 votos adicionales.