top of page
Buscar
  • Editorial Semana

Cayey se convierte en la capital de las navidades boricuas


Uno de los atractivos que ofrece Cayey son las experiencias gastronómicas auténticamente puertorriqueñas.

Redacción Editorial Semana, Inc.

redaccion@periodicolasemana.net


Llegan de todos los pueblos de Puerto Rico. También cientos de boricuas de la diáspora vienen a Cayey en esta temporada navideña a reconectarse sus familias y su cultura. A su vez la Ciudad de las Brumas está experimentando una tendencia particular, y es que los turistas del exterior que antes permanecían en la zona metropolitana o en las playas, “andan buscando algo más, unas experiencias gastronómicas auténticamente puertorriqueñas, de lo que le llamamos de campo, de lechón a la varita, viandas y morcillitas, así como de los postres típicos navideños”, tal como relata el alcalde de Cayey, Rolando Ortiz Velázquez.


Más allá del reconocido Barrio Guavate, contiguo al Expreso PR52, los turistas están llegando a experimentar en persona la transformación del centro urbano de la ciudad, donde la remodelación de la plaza pública Ramón Frade León es motivo de conversación, pues en cada esquina hay una historia para contar.


“Frade es junto a Francisco Oller y José Campeche, uno de nuestros más grandes artistas. También fue fotógrafo y agrimensor, defensor de la puertorriqueñidad y nos legó, entre tantas obras, el famoso cuadro ‘El Pan Nuestro’, que su viuda donó a la Universidad de Puerto Rico en Cayey, donde se mantiene actualmente”, explicó el Alcalde.


De hecho, en la plaza existe una reproducción a tamaño natural que rememora a Frade de frente al jíbaro, trabajando en la pintura. Además, plaza pública de Cayey cuenta, como ninguna otra en Puerto Rico o del Caribe, con un monumento a los fundadores de la ciudad, precisamente donde ubicó el primer cementerio frente a la Iglesia. Allí los visitantes pueden observar y leer la hermosa historia de cómo se descubrió ese recinto. La reproducción artística que allí ubica es prácticamente idéntica a lo descubierto y ha impresionado a los turistas que han visitado la sección.


“En la remodelación de la plaza consideramos muchos elementos de mobiliario urbano para e disfrute de los visitantes, kioskos con variedad de ofrecimientos, un carrusel para que las familias lleven a sus niños, sin costo alguno en esta temporada navideña. Y quienes quieran conocer más de Frade, la concha acústica es un extraordinario mural que presenta elementos de su obra”, añadió el Alcalde.


Mientras se disfruta de la plaza, suena la música y se disfruta de las melodías puertorriqueñas que vienen de la Casa Histórica de la Música Cayeyana, la antigua residencia de la familia Espada del siglo XIX, que al ir decayendo fue restaurada en su totalidad y cedida, en convenio bajo la modalidad de institución sin fines de lucro, a un grupo de músicos voluntarios que constantemente realizan actividades culturales a puertas abiertas.


“Más allá de las actividades, la Casa es un auténtico museo donde se educa e ilustra el inmenso acervo cultural que tiene nuestra ciudad, desde el maestro César Concepción hasta Wisin y Yandel, toda la vida Cayey ha sido una mina de talento”, asegura el Alcalde. Y la historia le da la razón a quienes visitan además el Estadio Pedro Montañez, el Teatro Municipal y la Casa Museo Alberto Mercado, hogar del boxeador cayeyano que nos representó en las Olimpiadas Moscú 1980. A pasos se encuentra la Casa del Cuento, otra estructura antigua y restaurada, manejada por la ONG CoopLibri.


“En cada uno de los veintidós barrios que tiene la ciudad de Cayey, tenemos cosas extraordinarias. Desde el chinchorro donde el que llega no se quiere ir, hasta hospederías tipo boutique, y estructuras históricas como el Puente Alfonso XII, construido en tiempos de España y que continúa en perfecto estado”, añadió Ortiz Velázquez. Así que en estos días navideños, tal como reza el refrán: ‘todos los caminos conducen’, directo a la ciudad de Cayey.

2 visualizaciones
bottom of page