Cinco formas de regalar solidaridad en Navidad


Por: María Isabel Coss Guzmán, PhD


En esta Navidad el mejor regalo es la solidaridad. Las experiencias vividas a consecuencia de la pandemia provocada por el COVID-19 nos invitan a reflexionar sobre lo que verdaderamente tiene valor y significado en estos tiempos tan complejos. Considerando que el año 2020 está por terminar me pregunto: ¿qué significará la solidaridad en esta Navidad luego de todo lo vivido? La palabra solidaridad se define como la “adhesión o apoyo incondicional a causas o intereses ajenos, especialmente en situaciones difíciles”. Sin embargo, para poder ofrecer apoyo incondicional es fundamental reconocer las pérdidas, el aprendizaje y los cambios que hemos experimentado.


La conmemoración de lo vivido durante este año nos ayudará a redirigir nuestra atención a aquello que podemos aportar, enmendar y construir. La Navidad para muchos no implicará celebración ni festejo, sino un recordatorio de aquel ser amado que ya no está y de lo que cambió y no volverá a ser. Por tanto, en la Comisión para la Prevención del Suicidio exhortamos a la ciudadanía en esta Navidad a regalar solidaridad, a través de pequeños detalles que pueden hacer una gran diferencia en la vida de quienes nos rodean y en la nuestra también. Aquí compartimos cinco regalos que pueden significar mucho más que cualquier objeto material:


1. Regala tu tiempo. Separa un momento en la semana para hablar por teléfono con alguien. Llama o envía un mensaje de texto de apoyo a tus seres queridos. Aún en la distancia estamos juntos en pensamiento.


2. Regala una palabra de aliento, esperanza y apoyo. Las palabras tienen un gran valor, pueden sanar y ser de apoyo para aquel que lo necesite. Envía un mensaje de texto de amor y cariño a aquella persona que aprecias y extrañas.


3. Regala tu escucha. En ocasiones no es necesario aconsejar, sino escuchar con respeto. Escucha atentamente sin juzgar y permite el desahogo.


4. Regala solidaridad. Ayuda a tus adultos mayores haciendo su compra de alimentos, buscando sus recetas en la farmacia o apóyales con la transportación a citas médicas.

Comparte números de teléfono de emergencias.


5. Regálate amor propio. Cuídate a ti mismo y regálate tiempo para hacer actividades que te ayuden a sentirte mejor. Enfócate en cuidar tu salud física, mental y emocional. Una decisión basada en el amor propio puede cambiar tu día, semana y tu vida positivamente.


El distanciamiento físico no debe desdibujar los lazos sociales que nos hacen ser un Pueblo luchador y bondadoso. Los regalos de solidaridad son más valiosos que cualquier obsequio material, pues en el acto está implícito el amor, el respeto y el reconocimiento de nuestra humanidad. En esta Navidad, si quieres promover vida y esperanza, regala solidaridad.


Si usted o alguien que conoce, necesita apoyo emocional o está considerando el suicidio. Detente. Busca ayuda. Llama a la Línea PAS de ASSMCA al 1-800-981-0023.


La autora es Psicóloga Clínica de la Comisión para la Prevención del Suicidio del Departamento de Salud