Comisión de Derechos Civiles apoya medida legislativa que prohíbe terapias de conversión


Por: Editorial Semana, Inc.


El director de la Comisión de Derechos Civiles (CDC), Ever Padilla Ruiz, avaló la medida legislativa que prohíbe las terapias de conversión, en ponencia sometida recientemente a la Comisión de Iniciativas Comunitarias, Salud Menta y Adicción del Senado que preside José Vargas Vidot.


El Proyecto del Senado 184 que busca enmendar la Ley de Salud Mental de Puerto Rico y la Ley para la Seguridad, Bienestar y Protección de Menores para ampliar las protecciones de la salud física y mental de los menores de edad, mediante la prohibición de dicha práctica, fue a vistas públicas el miércoles 24 que continúan el viernes 26 según el calendario legislativo.


“Partimos del principio universal de que las personas menores de edad tienen derecho a que se les reconozca, respete y se tutele su dignidad. El respeto por la dignidad de la persona humana comienza por reconocer su existencia, su autonomía y su individualidad. De allí que se le considere inviolable. Se considera el cimiento de donde derivan todos los derechos humanos. Esta medida va encaminada a ello y por eso tenemos que estar a favor de su aprobación”, subrayó Padilla Ruiz.


Asimismo, subrayó que la Carta de Derechos de la Niñez (Ley Núm. 338-1998) reconoce la responsabilidad del Gobierno de Puerto Rico de propiciar el máximo desarrollo social y emocional de la niñez. Reconoce también que las personas menores de edad tienen iguales derechos a la vida y a la felicidad que las personas adultas. Es política pública que la infancia y la adolescencia sean comprendidas y atendidas en su condición de persona integral, con sus necesidades, derechos y aspiraciones. Como sujetos de derecho, la niñez tiene derecho a crecer en armonía fundamentada en el respeto a su dignidad humana.


“Las terapias de conversión son intervenciones dirigidas típicamente a personas gay, lesbianas, bisexuales y trans. En pleno siglo XXI persiste la idea de que la homosexualidad es una enfermedad, que puede curarse y que trae consigo repercusiones destructivas. La Organización de las Naciones Unidas ha reconocido que las terapias de conversión representan una tortura para la comunidad LGBTTIQ. Estas han sido identificadas por la inmensa mayoría de las organizaciones profesionales mundiales como inefectivas y dañinas a nivel psicosocial”, reza la ponencia de la Comisión.


El Director de la CDC insistió en que las comunidades diversas en su sexualidad en Puerto Rico “han sido blanco de prejuicio, discrimen, marginación, violencia e invisibilización política y social por mucho tiempo”. Asimismo, subrayó que las diversidades en orientaciones, identidades y expresiones sexuales “no deben representar un obstáculo para la felicidad de nadie ni para el reconocimiento y respeto de su dignidad”.


Aseguró que existen ‘historias de terror’ de personas que han sido sometidas a estas llamadas terapias para curar la homosexualidad y desarrollar la heterosexualidad. Personas afectadas y aterradas por la presión económica o el rechazo de sus propias familias se han expuesto a esta violencia.


Destacó también que mediante consejos, lecturas de pasajes bíblicos, conversaciones grupales disfrazadas de terapias de autoayuda y “con toda una serie de artimañas, lastiman, siembran odio y homofobia, causan estrés postraumático, depresión, ansiedad, desadaptación social, confusión e incluso han llevado a personas al suicidio. No existen investigaciones, ni evidencia científica que demuestren la efectividad de las terapias de conversión”.


Entre otros testimonios que trascendieron a los medios de comunicación se incluyen los de la mujer trans Mila García y el hombre trans Justin Santiago. García indicó que intentó suicidarse, aún cuando su madre desistió de continuar tales tratamientos y decidió asistir a la iglesia. Mientras, Santiago destacó las secuelas que dejaron en su vida las visitas a psiquiatras y doctores.


Ex gobernadores apoyan aprobación medida


La ex gobernadora Sila María Calderón y los ex gobernadores Aníbal Acevedo Vilá y Alejandro García Padilla, también levantaron su voz recientemente para apoyar la aprobación del Proyecto del Senado 184. Calderón, Acevedo Vilá y García Padilla, además, llegaron a un consenso de que las terapias de conversión son maltrato; así como asegurar que el ordenamiento jurídico esté a la altura de los tiempos.


Asimismo, los ex mandatarios se alinearon con las recomendaciones del informe de la Organización de las Naciones Unidas. Hicieron un llamado a la Rama Legislativa a acudir al poder de parens patriae del Estado y considerar las recomendaciones de política pública que surgen de dicho informe:


• Asegurarse de que no se destinan recursos del Estado de manera directa o indirecta en apoyo a dichas prácticas.

• Prohibir que se lleven a cabo por entidades públicas o privadas. Incluyendo contextos de práctica religiosa, educativa, comunitaria o comercial.

• Establecer un sistema de sanciones que incluya componentes de investigación, procesamiento y penalidad bajo los parámetros del derecho internacional de los derechos humanos sobre prohibición de tortura, trato cruel e inhumano o castigo cruel e inusitado.

• Crear mecanismos para canalizar apoyos y sistemas de querellas para garantizar acceso a reparaciones.