Compromiso reiterado con desarrollo de manufactura


Por: Jennifer González Colón


Como parte de mi agenda para impulsar el desarrollo de Puerto Rico como un centro de manufactura nacional, volví a presentar legislación bipartita y bicameral junto a Marío Díaz Balart, Darren Soto, María Elvira Salazar, Rubén Gallego y a Marco Rubio en el Senado.


El Medical Manufacturing, Economic Development and Sustainability Act “ (MMEDS Act) ofrecería incentivos federales a empresas que producen equipo médico y farmacéuticas a cambio de creación de empleos e inversión de capital, para que se reubiquen en suelo americano, en específico en lugares con niveles altos de pobreza, designados como “Distressed Zones” o DZ.


Las empresas que se ubiquen en las “Distressed Zones se podrían beneficiar de 40% en créditos contributivos para salarios y beneficios marginales; 40% de depreciación y amortización de propiedad; y un 30% en compras de bienes y servicios de una DZ.


También otorgaría créditos contributivos mayores para actividades de investigación y desarrollo o líneas de producción que se reubiquen desde el extranjero a una DZ o relacionados a productos de salud poblacional; y para bienes y servicios adquiridos de negocios pertenecientes a minorías.


Si la empresa proviene del extranjero, los créditos contributivos aumentan: 60% en créditos contributivos para salarios y beneficios marginales; y un 50% en compras de bienes y servicios dentro de una DZ. También se le provee la oportunidad de escoger entre un crédito de 60% de depreciación y amortización de propiedad o tomar una deducción inmediata de esos costos.


Por la producción de productos de salud poblacional, las empresas se podrían beneficiar de 60% en créditos contributivos para salarios y beneficios marginales; 60% de depreciación y amortización de propiedad; y un 50% en compras de bienes y servicios de una DZ.


La medida busca atraer a suelo americano esta fabricación de productos vitales evitando la gran dependencia en mercados extranjeros. Es por esto, que la medida procura asegurar la cadena de suministros nacional lo que es un asunto de seguridad nacional.


El MMEDS Act crea el Distressed Zones– áreas con un nivel de pobreza sostenido de más del 35%, en donde se busca incentivar la investigación, desarrollo y producción de medicamentos farmacéuticos y dispositivos médicos para impulsar el desarrollo económico en todo Estados Unidos.


¿Cómo se beneficiaría Puerto Rico? Según el American Community Survey 1-Year Estimates del Censo para el 2018, más del 75% de la isla sería elegible para la designación de Distressed Zones.


Desde el inicio de mi primer término, siempre he respaldado mantener y aumentar la solidez de la industria farmacéutica en la isla; desde el 2019 ha abogado por que la producción doméstica de productos farmacéuticos se considere un asunto de seguridad nacional, se ha unido a otros proyectos de ley que buscarían el mismo objetivo y ha presentado iniciativas ante la pasada y actual administraciones de la Casa Blanca, el Congreso y diversos grupos económico en la Isla.