Con grama artificial el campo de fútbol


Por: Jorge L. Pérez


Poco a poco, el fútbol en Caguas va recuperando terreno.


Primero fue el fútbol femenino, que desde el año pasado cuenta con su propia instalación en el Complejo Recreo Deportivo del Este, hogar de las Caribbean Stars, ahora con su propio equipo de nivel superior, pero ahora el turno le está llegando a la variante masculina.


El club de Caguas Sporting FC, que, antes de que la pandemia paralizara a todo el deporte del país llevaba varios años debiendo usar campos ajenos, particularmente el de Villa del Rey, debido a que el paso del huracán María dejó fuera de servicio su campo en el Complejo Angel O. Berríos, ahora finalmente está a punto de regresar a su casa.


Esto es así, explicó su apoderada, Liza Collazo, debido a que ya terminó la fase más importante de reconstrucción de la instalación y solo quedan detalles menores antes de que esta pueda volver a utilizarse una vez cambie la orden ejecutiva gubernamental y se permita la reapertura de las instalaciones.


Lo más importante es que el campo de juego ya está básicamente listo, y cuenta con un terreno sintético, lo que le convierte en el único campo de fútbol sintético de Caguas y de toda la región del centro del país.


Los otros campos con grama artificial están en Guaynabo, San Juan, Coamo, Mayagüez y Añasco.


“El municipio de Caguas se encargó de hacer las subastas y ya el trabajo se terminó”, dijo Collazo, explicando que la compañía de Manuel Sanjurjo, especializada en la construcción de terrenos de béisbol y fútbol y que también ha trabajado recientemente con el nuevo terreno del estadio Yldelfonso Solá Morales, fue la que estuvo a cargo de la labor.


“Incluso se ampliaron un poco las medidas del campo”, dijo Collazo. “Ya antes estas cumplían con las medidas exigidas por la FIFA (la Federación Internacional) pero ahora hay un poco más de espacio”.


De acuerdo a Sanjurjo, el modelo de grama artificial que se instaló fue Fielder’s Choice, proceso que tomó aproximadamente cinco meses.


El campo mide 325 X 190 pies y el costo de la grama, con movimiento y drenaje, fue de aproximadamente $220,000.


Lo único que falta, dijo la apoderada, es que se coloque grama natural debajo del área de los bancos, se ponga el portón de entrada y se coloquen las porterías.


“Todo lo demás se arregló, incluyendo las verjas”, dijo.


El huracán derribó las torres de luces, que cayeron sobre el terreno natural y provocaron los daños que requirieron el terreno nuevo, explicó.


“Todavía no hay luces, por lo que no se podría usar el campo de noche, pero todo va a hacerse poco a poco, dependiendo de cómo los fondos vayan llegando”.


De todos modos, realmente no hay mucha prisa: la temporada de fútbol está detenida desde marzo y, de acuerdo a Liza, “la Federación no ha dicho nada todavía acerca de cuándo se podría volver a jugar”.


“Normalmente se juega el año entero, de agosto a diciembre y de enero a mayo, pero yo me imagino que, cuando se pueda volver a jugar, empezaríamos tal vez para marzo”.


“Ahora mismo la orden ejecutiva permite que en el fútbol se practique con 12 jugadores, seis en cada mitad de la cancha”, dijo, “pero el fútbol es igual que el béisbol, el voleibol y los otros deportes: nuestros atletas deben estar practicando por su cuenta, pero en realidad el equipo no tiene que empezar a practicar hasta que no se acerque el torneo”.


Al momento de suspenderse la temporada masculina, el Caguas FC Sporting tenía marca de 6-8 y dos empates.