• Editorial Semana

Con la quiebra no pierdes nada y podrías ganarlo todo


Por: Lic. Carlos Alberto Ruiz

Abogado y Agente de Alivio de Deudas


La gran mayoría de las personas piensa que si va a radicar una petición de quiebra el síndico le quitará sus bienes. Ese pensamiento es erróneo. Una quiebra presentada con cuidado te permite liberarte de prácticamente todas tus deudas; a la vez que retienes, en la vasta mayoría de los casos, todas tus cosas. Sí, todas.


Es probable que pienses que la quiebra te quita tu crédito. Partir de esa premisa sería tu primer error. Como regla general, cuando una persona recurre a buscar la orientación para el manejo de sus deudas ya tiene su historial crediticio severamente afectado. Por tanto, buscar una solución legal a sus problemas financieros no le quita lo que ya no tiene.


A continuación, te detallo varias protecciones que la quiebra le da al valor neto de tus bienes. Ejemplo, si tu auto vale $10,000.00 y el balance del préstamo es $7,000.00, solo necesitas proteger el valor neto ($3,000.00). Las exenciones de Puerto Rico te permiten proteger el valor completo de tu residencia principal.


El Código de Quiebras, por su parte, protege el valor neto de tu automóvil, motora, jet ski, caballo, muebles de tu hogar, herramientas para trabajo, derecho a recibir pensiones como el seguro social, alimentarias, de gobierno y privadas, entre otros derechos a cobrar. Incluso, si sufriste un accidente y sufriste daño corporal, la quiebra puede protegerte sobre $25,000.00 de indemnización. Este código te protege $1,362,800.00 (un millón trecientos sesenta y dos mil ochocientos dólares).


Si te preguntaras las razones por las cuales la ley protege los bienes y activos de las personas en quiebra. Son varias, a saber: nuestro sistema necesita que el deudor honesto retenga los medios para que pueda vivir con dignidad. Viviríamos en un caos si cada vez que una persona sufre una desgracia o insolvencia, sus acreedores lo dejen literalmente en la calle al quitarle todo. Además, muy pocos se atreverían a invertir su tiempo, esfuerzo y dinero (propio o prestado) para desarrollar negocios o empresas.


Conclusión: todos estamos en riesgo de caer en una insolvencia la cual nos impida pagar nuestras deudas. También, de enfermarnos, de que un huracán o terremoto destruya nuestros negocios u hogares el seguro nos pague mucho menos del valor de la pérdida y de que se reduzcan nuestras pensiones o ingresos en general.


Entre septiembre de 2017 y marzo de 2020 sufrimos en Puerto Rico tres catástrofes, las cuales afectaron (a algunos mucho más que a otros) nuestra capacidad de generar ingresos. En 2017 nos golpearon los huracanes Irma y María; en enero de 2020, los terremotos del sur y, en marzo, la pandemia mundial.


Próximamente veremos la reducción de las pensiones de gobierno de muchos de nuestros retirados y experimentaremos aumentos en nuestras tarifas de electricidad y agua (aparte del aumento dramático en los alimentos). Por tanto, no descartes soluciones sin antes asesorarte de manera profesional.


Entradas Recientes

Ver todo

Tribunal Apelativo emite fallo a favor de COSSEC

Las Cooperativas de Ahorro y Crédito Pepiniana, Abraham Rosa y Ciales elevaron al Tribunal Apelativo una demanda en contra de la Corporación Pública para la Supervisión y Seguro de las Cooperativas de