Con sentido de proporción


Por: Myrna L. Carrión Parrilla


Esta semana tuve la oportunidad de leer una reflexión que compartió a través de las redes sociales el Dr. David Bernier, el cual me pareció muy pertinente a los tiempos y del cual comparto mi reflexión. Decía el Dr. Bernier, “Debemos ser diligentes, pero sin exagerar el tamaño de los problemas. Andar por la vida tratando de matar mosquitos a cañonazos, drena y nos quita entusiasmo. Atendamos los asuntos con sentido de proporción”.


Me pareció que este comentario además de ser una valiosa reflexión, es una invitación a como decimos comúnmente, mirar hacia adentro de nosotros mismos y evaluar como estamos enfrentando los procesos, manejando los cambios, atendiendo las nuevas realidades, conductas todas que en gran medida pueden ayudar o desayudar a nuestro estado emocional y salud mental. Invita también a detenernos y meditar en todo lo que a diario vemos en nuestro entorno social.


“Debemos ser diligentes”. Es el primer llamado que incluye este comentario o invitación que les comparto. Reflexionar sobre el mismo me lleva a buscar las definiciones de sus términos. Diligente es un adjetivo para designar a una persona que obra o actúa con gran interés esmero y eficacia para la realización de sus trabajos o encargos. Es diligente aquella persona que es rápido o ligero a la hora de hacer las cosas o buscar solución o resolver un problema. La persona diligente tiene una actitud favorable hacia el trabajo y las obligaciones, hace uso de su inteligencia con economía de recursos y alto grado de eficiencia. Esta es una cualidad que podemos desarrollar.


“Sentido de proporción” es la frase con la cual cierra su comentario y la que me parece lleva la invitación a actuar de forma que los resultados de nuestras acciones sean positivos y en un verdadero beneficio para nosotros y los que nos rodean. Para asegurar que identifico el mensaje correcto de su comentario me dirijo a buscar su definición. Proporción es un término que procede del vocablo latino “proportio” el cual se trata de la correspondencia, el equilibrio o la simetría que existe entre los componentes de un todo. La palabra sentido se refiere a la capacidad o manera que tiene una persona de entender o percibir alguna cosa o estimulo ya sea interno o externo.


En fin, en momentos en los que la historia nos presenta diversidad de asuntos que atender y sobre los cuales tomar cuidadosas decisiones las que además de dirigir nuestras acciones aseguren un resultado positivo. En momentos en que la información que recibimos nos llena de incertidumbre es cuando más estamos llamados a utilizar nuestra inteligencia y actuar con diligencia, pero con sentido de proporción. Es decir, buscando la justa medida entre lo que es y lo que nos dicen, entre lo que hago y lo que debo hacer, buscando la justa medida entre lo que realmente pasa y lo que escucho que pasa.


El Dr. Bernier invita a la calma, al sosiego que es lo único que nos ayudara a entender y no a sobreactuar. La invitación de esta reflexión es a actuar de forma que mantengamos nuestra estabilidad emocional, de la que poco se quiere hablar, pero es la zapata que sostiene nuestra vida en general.


Hacer de limones limonadas, aprender nuevas rutinas, probar nuestra confianza en nosotros mismos y en los que nos rodean, pero sobre todo asumir una actitud sosegada pero alerta, positiva pero activa, nos ayudara más, que andar “por la vida matando mosquitos a cañonazos”.