top of page
Buscar
  • Foto del escritorEditorial Semana

Confinados construyen jardín artesanal Centro Margarita Cidra


Redacción Editorial Semana

redaccion@periodicolasemana.net


Bajo el lema Rehabilitando el Jardín de Margarita, un grupo de confinados del Programa Artesanal de Bayamón y Guayama confeccionaron unas 400 margaritas en madera que engalanan el jardín del Centro Margarita, Inc. de Cidra.


Esta iniciativa del Departamento de Corrección y Rehabilitación (DCR) en conjunto con el Centro Margarita tiene un doble propósito, destacó la directora del Centro Brenda Cruz. “Por un lado, forma parte del proceso de rehabilitación de los confinados y a su vez contribuyen con la campaña de recaudación de fondos para continuar ofreciendo los servicios educativos y terapéuticos a niños y jóvenes con problemas en el desarrollo”, aseguró Cruz.


Durante la ceremonia de presentación del jardín, la secretaria del DCR, Ana Escobar Pabón, agradeció al Centro Margarita por invitar a los confinados a participar de esta iniciativa. Catalogó esta acción como “una motivación extraordinaria la que sienten ellos al poder aportar y ver el desarrollo de su obra plasmada en beneficio de los jóvenes del Centro Margarita. Estas actividades le permiten demostrar sus capacidades y continuar su plan de rehabilitación”.


Los confinados, quienes también asistieron a la actividad, expresaron el significado de participar de este proyecto. “Cuando recibimos el llamado de la Capellanía de Corrección automáticamente paralizamos nuestros trabajos en el taller del Instituto Correccional. Ya no era trabajar para recibir una remuneración económica; sino trabajar para servir, para ayudar a los niños y comenzamos a trabajar en esto hasta que se terminó”, destacó Javier Franco Marín, recluso del Instituto Correccional de Bayamón.


Por su parte, José Maldonado, sumariado del Instituto Correccional Guayama 500, comentó que fue muy especial para él porque tiene un niño con autismo. “Pensé en mi hijo que es un niño especial y me siento contento de poder repartir alegría a los niños. Además, lo motivó a confeccionar unos collares con corazón que los confinados les obsequiaron a todos los participantes del Centro.

7 visualizaciones

Comments


bottom of page