Buscar
  • Editorial Semana

Conspiración contra la estadidad federada


Por: Prof. Luis Dómenech Sepúlveda


No soy partidario de las teorías de conspiración que ocupan espacios en redes sociales, pero según fuentes de entero crédito, los recientes arrestos del FBI a alcaldes, exalcaldes y vicealcaldes mayormente afiliados al partido anexionista, son parte de un sigiloso operativo orquestado desde las mismas entrañas de la Agencia de Inteligencia estadounidense para desprestigiar y vincular el anexionismo con la corrupción institucionalizada para cerrarle las puertas permanentemente a sus insistentes reclamos de estadidad. Esas mismas fuentes de información aseguran, además, que nadie en Estados Unidos se siente más complacido y reivindicado ante los recientes arrestos que el flamante expresidente, Donald Trump. Como se recordará, bajo su presidencia, Trump lanzó implacables señalamientos contra los anexionistas acusándolos como uno de los gobiernos más corruptos en la historia de sus territorios. Ello lo indujo a paralizar las transferencias de fondos federales y FEMA para la reconstrucción de Puerto Rico tras la devastación del huracán María, los terremotos del sur y la pandemia del Covid-19.


Como era de esperarse, la postura xenofóbica y anti-estadidad de Donald Trump no solo ha calado hondo en el discurso del Partido Republicano, sino también en las filas del Partido Demócrata. Recuérdese, la gran diferencia entre Burros y Elefantes es que los demócratas son más discretos y diplomáticos que los republicanos a la hora de expresar sus prejuicios y rechazos contra la estadidad federada.


Se asegura, además, que la conspiración del FBI contra la estadidad no es de origen reciente, pues hace unas décadas que el Lic. Guillermo Gil, exjefe interino de los fiscales federales en Puerto Rico durante las postrimerías del pasado siglo XX, lanzó fuertes acusaciones públicas contra el anexionismo al decir públicamente, y cito: “La corrupción tiene nombre y apellido, se llama Partido Nuevo Progresista”.


Pero no nos engañemos. Se asegura que los federales saben igualmente que el Partido Popular Democrático (PPD) también arrastra sus propios problemas de corrupción institucional, pero prefieren hacerse de la vista larga por aquello de que el inmovilismo no le crea problemas a Estados Unidos con el tema del estatus. Es decir, aunque los federales reconocen que ambos partidos coloniales padecen del virus de la corrupción, igualmente reconocen que se trata de dos entidades no solamente amigos del sistema, sino hijos del sistema. Igual trato reciben las poderosas bandas del crimen organizado porque ellos contribuyen significativamente al fortalecimiento de la economía capitalista. Por supuesto, todos ellos son tratados con ‘paños tibios ante los tribunales del imperio para mantener la economía boyante. Naturalmente, ese mismo trato nunca ha sido igual para los patriotas independentistas.


De modo que, los anexionistas no se han dado por enterados de que sus verdaderos enemigos no necesariamente son los inmovilistas, puertorriqueñitas e independentistas, sino las propias fuerzas represivas adscritas a la Inteligencia estadounidense.


Curiosamente, este operativo conspiratorio contra la estadidad coincide con la celebración en Hatillo del tradicional “Día de Los Santos Inocentes” el próximo 28 de diciembre. ¡Felicidades!

1 visualización

Entradas Recientes

Ver todo