Creando conciencia sobre el autismo


Por: Félix Tomás Miguel Aponte

Editorial Semana, Inc.


El Día Mundial de Concienciación sobre el Autismo, que desde 2008 se celebra el 2 de abril de cada año, y por consiguiente todo el mes de abril, es una ocasión para “afirmar, garantizar y promover la plena realización de todos los derechos humanos y libertades fundamentales personas con discapacidad”, especialmente a quienes tienen esta condición, conforme a lo establecido por la Organización de Naciones Unidas (ONU).


Durante la 76ta. sesión plenaria que celebró dicho organismo el 18 de diciembre de 2007 (http://undocs.org/es/A/RES/62/139; 2008), ante la preocupación por la prevalencia y la elevada incidencia del autismo en niños de todas las regiones del mundo, y para recordar que “el diagnóstico precoz, la investigación y la intervención apropiadas son vitales para el crecimiento y el desarrollo de la persona”:


1. Decide designar el 2 de abril Día Mundial de Concienciación sobre el Autismo, que se observará todos los años a partir de 2008;

2. Invita a todos los Estados Miembros, las organizaciones competentes del sistema de las Naciones Unidas y otras organizaciones internacionales, así como a la sociedad civil, incluidas las organizaciones no gubernamentales y el sector privado, a que observen debidamente el Día Mundial de Concienciación sobre el Autismo con miras a aumentar la conciencia pública sobre ese trastorno;

3. Alienta a los Estados Miembros a que adopten medidas para concienciar a toda la sociedad, incluso a nivel familiar, sobre la situación de los niños con autismo;

4. Pide al Secretario General que señale la presente resolución a la atención de todos los Estados Miembros y organizaciones del sistema de las Naciones Unidas.

Asimismo, la ONU reconce al autismo como “una afección neurológica permanente que se manifiesta en la primera infancia, independientemente del género, la raza o la condición social y económica. Un apoyo y un entorno adecuado y la aceptación de esta variación neurológica permiten a quienes padecen trastornos del espectro autístico disfrutar de las mismas oportunidades y participar de manera plena y eficaz en la sociedad”. (https://www.un.org/es/observances/autism-day/background).


Esta discapacidad se caracteriza principalmente por peculiaridades en la esfera de la interacción social y dificultades en situaciones comunicativas comunes, modos de aprendizaje atípicos, especial interés por ciertos temas, predisposición a actividades rutinarias y particularidades en el procesamiento de la información sensorial. Se manifiesta en los tres primeros años de edad y se deriva de un trastorno neurológico que afecta al funcionamiento del cerebro, principalmente en niños de muchos países, independientemente de su sexo, raza o condición socioeconómica.


Por otro lado, advierte que la estigmatización y la discriminación asociadas a la diversidad en el ámbito neurológico siguen siendo los principales obstáculos para el diagnóstico y el tratamiento. Se trata de una cuestión que deben abordar tanto los encargados de la adopción de políticas públicas de los países en desarrollo como los países donantes.


La ONU también recordó el documento Final de la Cumbre Mundial 20050 y la Declaración. , en virtud de las cuales los niños con discapacidad deberán disfrutar de una vida plena y digna, en condiciones que aseguren su dignidad, fomenten su autonomía y faciliten su participación activa en la comunidad, así como su goce pleno de todos los derechos humanos y libertades fundamentales en igualdad de condiciones con los demás niños.


Todo lo anterior, a base de resultados de importantes conferencias, cumbres en las esferas económica y social y otras esferas conexas, la Convención sobre los Derechos del Niño y la convención sobre los derechos de las personas con discapacidad.