Cuestionan posturas del presidente del Senado sobre la quema de carbón y depósito de cenizas


Por: Editorial Semana, Inc.


Activistas ambientales y comunitarios criticaron la postura asumida por el presidente del Senado, José Luis Dalmau Santiago, en relación a la quema de carbón en Puerto Rico y la disposición de las cenizas resultantes. En un comunicado de prensa, citaron expresiones hechas al respecto por el líder senatorial en Facebook Live.


“Yo no estoy en contra de que se use el carbón, estoy en contra de su disposición…Yo he sido consistente criticando el que, no que se use el carbón para producir energía, sino, que los desperdicios sean depositados aquí. Porque cuando ese contrato se firmó por primera vez, se disponía que las cenizas iban a ser llevadas fuera de Puerto Rico”. Esta cita, recogida en el comunicado de prensa, corresponde a la comparecencia de Dalmau al programa Informando desde la esquina, que es transmitido por la plataforma de la red social antes mencionada.


Mientras, Alberto Colón del Valle, líder comunitario de la comunidad Miramar en Guayama, cuestionó declaraciones de Dalmau, también citadas en el comunicado, en el sentido de que “Yo tuve una reunión con los de AES, que es la que queda en Guayama, que es en carbón, para que los camiones no fueran transportando las cenizas al área de Humacao”. Al censurar dichas expresiones, Colón del Valle sentenció que “Llevamos años en esta lucha y venir a decir que lo único que le importa es donde se depositen las cenizas es totalmente indignante”.


Por su parte, José M. Díaz Pérez, portavoz del Campamento contra cenizas en Peñuelas, describió como “una total falta de solidaridad con el país aceptar que llevaran las cenizas tóxicas a los otros 77 municipios, menos a Humacao. En Peñuelas luchamos para que no tiraran esa basura tóxica en nuestro pueblo, pero también luchamos para que no fuera depositada en ningún lugar en Puerto Rico”. Sin embargo, en el mismo comunicado reconocen que Dalmau dijo oponerse a que los desperdicios sean depositados en Puerto Rico.


También objetaron la expresión de Dalmau en el sentido de que si se cierra la planta de carbón, el 20% del país se quedaría sin energía. Esto, según señalaron, va en contraposición con un informe que la Autoridad de Energía Eléctrica (AEE) radicó ante el Negociado de Energía de Puerto Rico (NEPR) el pasado 29 de enero. En el mismo se establece que la Isla cuenta con más del doble de la capacidad eléctrica disponible, comparado con la demanda energética máxima. Según el informe, si no se contara con la generación de la planta de carbón de AES en Guayama, que genera 448MW, aun así, se mantiene un exceso de 953MW.


“La propia información de la AEE contradice lo argumentado por Dalmau Santiago, ya que el cierre de la instalación carbonera, no conlleva dejar sin servicio eléctrico a hogares o comercios en el país”, manifestó José M. Díaz Pérez, portavoz del Campamento contra cenizas en Peñuelas, una de las comunidades afectadas.


Sobre la quema de carbón, el Inventario de Emisiones Tóxicas (TRI por sus siglas en inglés) presentado por la EPA, revela que la planta de carbón de AES liberó 8,560,412.19 libras de sustancias tóxicas entre 2002 y 2019. El 63% de esa contaminación emitida fue liberada al aire.


Por último, Víctor Alvarado Guzmán, Secretario de Asuntos Ambientales del Partido Independentista Puertorriqueño (PIP), dijo que es importante seguir luchando para erradicar de la asamblea legislativa “las visiones arcaicas que apoyan la quema de combustibles fósiles”. Instó a la nueva legislatura a endosar y formar coautoría del Proyecto del Senado 131 y el Proyecto de la Cámara 430.


“Estos proyectos buscan adelantar el fin de la quema de carbón. Las leyes actuales permiten continuar quemando carbón hasta el 2028, pero la salud de cientos y miles de personas que viven cercanas a la planta de AES es tan frágil, que muchos no durarán con vida hasta ese año”, expresó Alvarado.