De regreso Roberto Ortiz en las Mayores


Por Jorge L. Pérez


Roberto Ortiz, el árbitro cagüeño de 34 años de edad que en 2016 se convirtió en el segundo oficial boricua en trabajar en un juego de grandes ligas y que desde entonces ha sido utilizado como árbitro suplente en las Mayores a la vez que trabaja en Triple A, nuevamente está trabajando como árbitro en la presente temporada y debutó el viernes 24 de julio en Filadelfia cuando estos recibieron a los Marlins de Miami.


Se espera que Ortiz siga trabajando ocasionalmente en juegos de grandes ligas como parte del grupo de árbitros de reserva ‘call-up’, que son los árbitros que pertenecen a las ligas menores y todavía no han sido promovidos para convertirse en árbitros de Grandes Ligas.


“Hay como 20 árbitros en ese grupo”, explicó el puertorriqueño Jorge Bauzá., supervisor de los árbitros de liga menor.


“Pero yo creo que por su experiencia a él lo van a estar usando bastante”.


En Grandes Ligas este año, 11 de los árbitros regulares anunciaron que no estarían dispuestos a trabajar debido al coronavirus, y eso también abre las puertas para que los árbitros suplentes sean utilizados con una frecuencia mayor.


“Pero como este año no hay liga menor, la evaluación de todos ellos estará completamente de parte de MLB”, dijo Bauzá.


Por lo regular, pueden pasar años para que un árbitro, aun recibiendo buenas evaluaciones, sea ascendido permanentemente a las Mayores, y depende, en buena parte, de que surja alguna vacante.


“Es un proceso”, reconoció el propio Ortiz en una conversación telefónica antes de que comenzara la temporada.


“Hay otros árbitros que llevan muchos años esperando”.


En 2016, Ortiz se convirtió en el segundo puertorriqueño en arbitrar en Grandes Ligas -Delfín Colón lo hizo brevemente en 2008-, en 2017 se mantuvo subiendo y bajando entre Triple A y las Mayores, trabajando en unos 70 juegos de grandes ligas, y lo mismo ocurrió en 2018.


En 2019 trrabajó en más de 100 juegos.


En abril de 2018, entretanto, se convirtió en el primer puertorriqueño en arbitrar un juego de grandes ligas en la Isla, al trabajar en la serie de dos encuentros que los Mellizos de Minnesota y los Indios de Cleveland celebraron en el Hiram Bithorn.


Ortiz también trabajó en algunos juegos en la pasada temporada de la liga invernal boricua.


“Este año es muy diferente”, explicó. “Además de los 16 o 17 árbitros ‘call ups’, hay otro grupo de árbitros que agregaron como posibles reservas debido a los 11 árbitros de Grandes Liogas que no van a estar trabajando”.


“En total somos como 30”.


“Y antes se hacían unas reuniones semanales donde le decían a uno dónde iba a trabajar esa semana y cuál iba a ser su grupo (‘crew’), pero ahora no es así. Yo no me entero por muy adelantado”.


Adicionalmente, en una medida de seguridad debido al coronavirus, a los árbitros parece que les están limitando el marco de acción, para evitarles tener que montarse en un avión y poder desplazarse por carro a los parques.


Así, al debutar en Filadelfia, es de esperarse que a Roberto lo asignen para trabajar en juegos del noreste del país -Mets, Yankees, Boston, Washington, Buffalo (donde jugará Toronto como local) y Filadelfia-.


Los equipos solo están jugando este año contra sus rivales divisionales, tanto de su propia liga (40 juegos) como de la división equivalente de la otra liga (20).