• Editorial Semana

Descubrimiento, explotación y colonialismo


Por: Prof. Luis Dómenech Sepúlveda


Para muchos, la verdadera historia representa la memoria de los pueblos y desconocerla nos condena a repetir los mismos errores y atrocidades del pasado. Otros piensan que la historia ha sido redactada a imagen y semejanza de los vencedores y como tal, adolece de ambigüedades, omisiones y contradicciones.


Casualmente, hoy, 19 de noviembre de 2020, se conmemora el Quinientos Veintisiete (527) Aniversario del llamado “Descubrimiento de Puerto Rico” tras el segundo viaje de Cristóbal Colón al continente americano en 1493. Tres días después del “descubrimiento” (22 de noviembre) Colón continuó su viaje hacia La Española donde se encontraba la sede del gobierno español. Contrario a la letra del Himno de Puerto Rico escrito por Manuel Fernández Juncos (Himno descafeinado según Ana Lydia Vega) se asegura que Colón nunca pisó suelo puertorriqueño. No fue hasta el 1508 cuando Juan Ponce de León regresó a Puerto Rico con una expedición de 50 militares, entre ellos 3 ladinos afrodescendientes” y el sacerdote Bartolomé Las Casas, para el largo proceso de colonización y cristianización del País. Dicho proceso se prolongó no solamente hasta el 25 de julio de 1898 tras la invasión de EEUU sino que al día de hoy continuamos siendo un país colonizado.


Si bien es cierto que el “Descubrimiento de Puerto Rico” llena de orgullo y satisfacción a muchos puertorriqueños por tratarse del origen de nuestra puertorriqueñidad, no es menos cierto que otros puertorriqueños lo reniegan por tratarse de una infame conquista militar matizada de explotación, esclavitud, colonialismo y desaparición de los habitantes originarios de toda América. ¡Vale preguntarse el destino de los Incas, Mayas y Aztecas! Referente a Puerto Rico, muchos rechazamos los eufemismos “descubrimiento” y “encuentro entre dos mundos” porque sencillamente se trató de un acto de violencia imperial contra un territorio caribeño con más de 30,000 habitantes indígenas organizados en 18 poblados. Éstos contaban con gobierno, idioma y cultura propia. Es decir, en Puerto Rico hubo vida humana más de cinco siglos antes de la conquista española y por consiguiente, el país ya tenia inquilinos. Por tanto, “el encuentro entre dos mundos” no fue otra cosa que una invasión imperial que culminó en la desaparición de todo un pueblo mediante la fuerza de las armas.

La conquista de Puerto Rico y otros territorios de América tuvo como objetivo colonizar y usurpar la riqueza natural (oro, plata, cobre, níquel) mediante la explotación de indígenas y afrodescendientes. Todo ello a nombre del capitalismo europeo y los Reyes Católicos de España. Irónicamente, mientras el Renacimiento en Europa marcaba el inicio de las libertades y el desarrollo humano, en América, los propios europeos se dedicaron a saquear y ensangrentar la vida humana para la reconstrucción del Viejo Continente.


Bien lo dijo Evo Morales en su discurso ante la Cumbre de Mandatarios Europeos en el 2013: “Entre 1503 y 1660 se trasladaron a Europa 185 mil kilos de oro y 16 millones de kilos de plata provenientes de América”.


¡Elevemos una plegaria por nuestros antepasados!

Suscríbete a nuestro boletín

© Editorial Semana, Inc.

Calle Cristóbal Colón Esquina Ponce de León #21 Caguas, PR, 00725

icono.png