• Editorial Semana

Dragado del Caño Martín Peña beneficiaría al Aeropuerto Luis Muñoz Marín, valida un estudio


Por: Rafael R. Díaz Torres | Centro de Periodismo Investigativo


Más de 10 vuelos provenientes de los Estados Unidos y con destino al Aeropuerto Internacional Luis Muñoz Marín en Carolina fueron redirigidos al Aeropuerto regional Rafael Hernández en Aguadilla aquel 18 de julio de 2013. Una fuerte onda tropical que impactó la región metropolitana inundó parte de las pistas y del área de recoger pasajeros en el principal aeropuerto del País. El Servicio Nacional de Meteorología declaró la lluvia de ese día como una de 50 años, que rompió el récord del huracán Hugo en la instalación portuaria.

Sin embargo, el director ejecutivo de la Autoridad de Puertos, Joel Pizá Batíz, afirmó que no existe un problema de inundación en las pistas del aeropuerto.


“Hay que aclarar que las pistas del AILMM no sufren actualmente de inundaciones”, dijo el titular de Puertos, a preguntas al Centro de Periodismo Investigativo (CPI), que indagaba sobre las barreras que enfrenta el dragado del Caño Martín Peña.


Pero el mismo funcionario admitió en las vistas de transición en diciembre pasado que, como consecuencia de la crisis climática, ese aeropuerto sí podría estar bajo agua en los próximos 100 años.


“Los océanos no se van a poner más fríos, se van a poner mucho más calientes. Quizás de aquí a 50 a 60 años el aeropuerto de Aguadilla sea el más importante de nuestra Isla. Así que hay que pensar en asuntos de mitigación y pensar que el aeropuerto internacional Luis Muñoz Marín de aquí a 100 años esté bajo agua”, dijo Pizá Batiz el 9 de diciembre de 2020.


El funcionario urgió ese día a pensar en estrategias de mitigación contra las inundaciones que amenazan el centro aeroportuario ubicado a solo nueve pies sobre el nivel del mar.


Una de las soluciones para mitigar las amenazas de inundación en el Aeropuerto Internacional surge del propuesto proyecto de restauración ecológica y dragado del Caño Martín Peña en San Juan. El proyecto dirigido a restaurar este cuerpo de agua urbano podría beneficiar el drenaje del Aeropuerto Internacional, según revela un estudio Hidrológico Hidráulico (HH) comisionado en junio del 2020 por la Corporación del Proyecto ENLACE del Caño Martín Peña.


Previo a la pandemia debido al COVID-19, el principal aeropuerto de Puerto Rico recibía cerca de ocho millones de pasajeros al año.


El Cuerpo de Ingenieros del Ejército de los Estados Unidos (USACE, en inglés) no incluyó el proyecto de restauración ecológica del Caño en su presupuesto de 7.3 mil millones de dólares para el Año Fiscal 2021. En declaraciones enviadas al CPI el pasado mes de enero, la gerente de proyectos del USACE, Brenda Calvente, informó que se le daría prioridad presupuestaria “a proyectos que traigan el mayor retorno económico, ambiental y de seguridad”. Entre esos proyectos de mayor impacto económico y de seguridad no estuvo el dragado del Caño.


La urgencia por comenzar los trabajos de dragado llevó al gobernador Pedro Pierluisi a enviar una carta a la Oficina de Gerencia y Presupuesto federal el pasado 28 de marzo para que se incluya el dragado del puerto de San Juan y el proyecto de restauración ecológica del Caño Martín Peña en el presupuesto 2022 de la USACE bajo la administración del presidente Joe Biden. Como parte de sus justificaciones, el Gobernador reclamó que infraestructura crítica como la del Aeropuerto Internacional podría reducir su vulnerabilidad, una vez se completen los trabajos.


¿Cuál sería el beneficio del dragado del Caño para el Aeropuerto Internacional?


Parte de la escorrentía procedente del Aeropuerto Internacional llega hasta el canal Suárez, que conectado a la laguna Torrecilla, a la laguna San José, y esta a su vez con el Caño Martín Peña, son parte del Estuario de la Bahía de San Juan.


En el caso del Caño Martín Peña, una de sus funciones más importantes es conectar a la laguna San José con la bahía de San Juan.


Según el documento de ingeniería, el proyecto de restauración ecológica del Caño reduciría el tiempo de duración de la escorrentía de la laguna San José a casi la mitad de lo que demora actualmente durante los eventos de lluvia fuerte.


De acuerdo a la coordinadora de asuntos ambientales de ENLACE, Estrella Santiago Pérez, el tiempo aproximado que le toma a una gota de agua transportarse por Boca de Cangrejos al noreste del Estuario, pasando por los diferentes cuerpos de agua y salir hacia el mar a través de la bahía de San Juan, es de 17 días.


“De abrirse el Caño, eso pudiera disminuir hasta [por] cuatro días. El flujo del agua va a mejorar entre el sistema de la laguna San José y la bahía de San Juan, y consecuentemente, todos los demás cuerpos de agua que componen el Estuario”, explicó Santiago Pérez al CPI.


“Abrir el Caño va a redundar en que el agua va a fluir mejor y que los niveles de la laguna San José van a poder disminuir. Eso al Aeropuerto le beneficia en su sistema de drenaje porque ahora mismo, cualquier sistema de drenaje que desemboca a cierto nivel, si tú bajas el nivel, va a tener menos resistencia. Va a beneficiar el sistema de drenaje porque va a tener menos resistencia, cuando esa agua caiga a la laguna [San José] o a los otros cuerpos aledaños”, añadió la abogada especializada en temas ambientales.


A pesar de los beneficios que el dragado traería al Aeropuerto Internacional, Santiago Pérez aclaró que el proyecto de restauración ecológica propuesto para el Caño no resolverá todos los problemas de drenaje de la instalación.


“El propósito del dragado no es mejorar el sistema de drenaje del aeropuerto. Puede ser que el aeropuerto, su sistema de drenaje, tenga unas deficiencias, cuya mejoría va a depender de ciertas mejoras al sistema de drenaje. Eso es independiente al dragado”, agregó la funcionaria de ENLACE.


Por su parte, el Director de la Autoridad de Puertos reconoció los beneficios que el dragado del Caño Martín Peña pudiera tener en el funcionamiento del Aeropuerto Internacional. “La restauración y el dragado del Caño Martin Pena es un proyecto medular para Puerto Rico, el área metropolitana, y para el sistema del Estuario de la Bahía de San Juan. El AILMM es parte de este sistema y entendemos que seríamos beneficiados por el proyecto. Entendemos que el beneficio más significativo sería en la calidad del agua, lo que reduciría los eventos de mortandad de peces que sufre el sistema actualmente”, dijo Pizá Batíz en declaraciones escritas, tras expresar en el mismo mensaje que el aeropuerto no tiene un problema de inundación.


Indicó que su administración actualmente impulsa proyectos dirigidos a atender el problema del pobre drenaje en el aeropuerto, para los cuales dijo que ya se solicitaron fondos de diseño y construcción.


“El enfoque principal del proyecto será en mejorar significativamente el drenaje del canal al norte de la Pista 8-26 (incluyendo remoción de obstrucciones de árboles de mangle en esa área)”, expresó el titular de Puertos sobre el proyecto que actualmente está en fase de diseño y del cual está por someterse la solicitud de permiso al USACE.


Pizá Batíz admitió conocer el estudio HH que ENLACE le comisionó a la empresa GLM. Los hallazgos fueron presentados a Aerostar Airport Holdings, LLC.


El CPI solicitó una entrevista con representantes de Aerostar para conocer cómo está apoyando el dragado y cuál es la situación de inundabilidad en el aeropuerto, pero nadie estuvo disponible. En sustitución a la entrevista, la oficial de prensa de la entidad le envío al CPI unas declaraciones generales que eran completamente idénticas a las compartidas por Pizá Batíz el mes anterior.


Rafael R. Díaz Torres es integrante de Report for America