• Editorial Semana

El cuadro de la tristeza de don Luis Muñoz Marín


Por: Dr. Francisco Rivera Lizardi

riveralizardi@yahoo.com


El cuadro de la tristeza de don Luis Muñoz Marín. En la prensa se comentaba días atrás sobre el famoso cuadro del pintor puertorriqueño Francisco Rodón y la gran tristeza que expresaba don Luis Muñoz Marín, quien posó para él. Mucha gente comentaba el por qué de tanta tristeza. Que si el fracaso del afamado ELA que él creó. El descenso de su programa Jalda Arriba que tanto renovó nuestra agricultura. Que si las nuevas industrias…Que ya en el 1977, fecha en que posó, Muñoz presentía que su proyecto fracasaba por el fanatismo y la corrupción de los malos gobernantes que lo sucedieron. Que si los huracanes celestiales y políticos nunca antes vistos afectaron sobremanera la economía... Los desgarros de corrupción política que le sucedieron a la Isla luego de su gobierno Popular...


Durante el año de 1967 yo era un joven pediatra y recién terminaba mis años de interno en Pediatría en el Hospital de la Capital, anterior Escuela de Medicina de PR. Estaba muy atareado con mi nueva oficina en Caguas y mis niños pacientes por lo cual las cosas que sucedían en el diario vivir puertorriqueño de la época, si me preocupan, las callaba. Las guardaba muy adentro. Así fue con la reciente acción de don Luis Muñoz Marín, quien gobernó aclamado por toda la Isla victoriosa en su Partido Popular. Pero, tuvo don Luis Muñoz una muy incierta decisión política. El pueblo lo intuyó y lo comentaba. Yo también. Pero lo guardaba muy adentro. La sospecha de desastre era mejor callarla.


¿Qué sucedió? En 1967, don Luis Muñoz Marín y su Partido Popular diseñaron un plebiscito (referéndum) para que el pueblo escogiera entre ELA (Estado Libre Asociado), Estadidad o Independencia. El Partido Estadista Puertorriqueño, PER, dirigido por don Miguel Ángel García Méndez, decidió no participar en el plebiscito de los Populares del 1967. No resolvía nada. Entonces, don Luis A. Ferré Aguayo, aconsejado y beneficiado ECONÓMICAMENTE y en las labores electorales de pueblos y campos de Puerto Rico por don Luis Muñoz Marín para que participara en el referéndum, decidió formar Estadistas Unidos (La Palma), para sí participar. Don Luis A. Ferré no era ningún ingenuo. En el plebiscito no triunfó la estadidad, pero rápidamente y en una asamblea de Estadistas Unidos en Carolina y en 1967, se fundó el Partido Nuevo Progresista.


¿Y qué sucedió en las próximas elecciones?


El recién nacido partido del nuevo líder estadista don Luis A. Ferré Aguayo: el Partido Nuevo Progresista, ganó las elecciones generales el 5 de noviembre de 1968, interrumpiendo las consecutivas victorias del partido Popular de don Luis Muñoz Marín.


Don Luis, mientras posaba para el retrato de Rodón sufría la angustia de tal inocencia, tan incomprensible, de regalarle a don Luis A. Ferré el partido que le arruinó la carrera a él y su partido. Y ni tan siquiera podía imaginar las consecuencias que ese nuevo partido que él ayudó a fundar escribiría muchas páginas con tinta negra en la historia de Puerto Rico: Ricky Roselló, opiniones mundiales del presidente norteamericano Trump sobre Puerto Rico. Y otras más.