top of page
Buscar
  • Foto del escritorEditorial Semana

El cuidado del adulto mayor ante una ola de calor




Redacción Editorial Semana


La ola de calor registrada en el país durante los pasados meses levantó un llamado de alerta de los profesionales de la salud que exhortan a minimizar los riesgos de las poblaciones con mayor vulnerabilidad, especialmente adultos mayores, encamados o con restricciones de movimiento.


Por eso, se recomienda a los familiares y cuidadores estar atentos ante cualquier cambio que pueda experimentar el paciente pues, las altas temperaturas pueden afectar su bienestar y calidad de vida.


Para la supervisora clínica de Home Care & Hospicio San Lucas, Luz Neyda Pagán, “hay que mantenerse atento a las temperaturas de la casa y de su comunidad porque todos tenemos que cuidarnos de las altas temperaturas”.


“Con los pacientes restrictos a sus hogares, ya sea en sillón de ruedas o encamados, tenemos que estar bien pendientes a dónde están ubicados porque el paciente depende de otras personas, es probable que no pueda hablar y hay que tener una vigilancia activa. Un encamado no es igual al que está en sillón de ruedas o que puede ambular solo o con bastón”, advirtió.


“Es importante que usted identifique dónde está ubicado el paciente, si tiene aire acondicionado y si está a una temperatura correcta, si el paciente está sudando o no”, recalcó.


Otro de los elementos que podría afectar al paciente, es el tipo de cortina que hay en la habitación, ya que “no es lo mismo una habitación con una cortina clara, que con una cortina oscura. Todo esto promueve a que el calor pase más a la habitación”. Igualmente, recomendó colocar plantas cerca de las ventanas para minimizar el calor. Esto para que las habitaciones se vuelvan más frescas.


“Además, es importante asegurarse de que el paciente tenga una ropa adecuada, que sea suelta, de algodón, que ayude a que el paciente se sienta más fresco”, insistió.


En cuanto a pacientes con úlceras, se advirtió que el calor y las úlceras no mezclan, porque si el paciente no tiene temperatura adecuada en su habitación y no tiene cambios de postura requeridos, esto fomenta el crecimiento de bacterias. El calor provoca que el paciente se sienta incómodo, húmedo y esto provoca el crecimiento de bacterias. Hay que cambiarlos de posición cada dos horas, dejar que se su espalda se refresque, pasarle toallas frías en la espalda, mantener el cuello y axilas que se sientan frescas”, resaltó.


Algunos pacientes con mayor riesgo son aquellos diagnosticados con enfermedades cardiovasculares o pulmonares, de acuerdo con Pagán. “Los pacientes que sufren de hipertensión, que tienen problemas pulmonares, enfermedades coronarias, si la temperatura está elevada y no se puede manejar, el paciente está en riesgo que puede ocasionarle la muerte”, argumentó.


En tanto, “el paciente, por la sudoración y deshidratación por calor puede ocasionar calambres. Hay que masajear las piernas, las manos y dedos”.


“Al paciente le pueden salir erupciones en los dobleces de la piel, con el calor puede empeorar e infectar las áreas. También les puede ocasionar un edema; se le hinchan las manos, los pies, la cara, si se ve rojiza, es por calor. Hay que revisar los tobillos del paciente”, expresó.


“No le ponga medias al paciente y coloque sus piernas en una almohada de manera elevada para que el abanico le dé en los pies, porque ahí le puede desarrollar una úlcera por humedad y puede volverse edema y no ver que está hinchada porque el paciente tiene medias”, detalló.


Para conocer sobre los servicios de Hospicio & Home Care San Lucas llame al 1-800-981-0054 o visite www.sanlucaspr.org

0 visualizaciones

Comentários


bottom of page