• Editorial Semana

El Mundo y El Imparcial


Por: Dr. Francisco Rivera Lizardi

riveralizardi@yahoo.com


En los años 30 y 40 circulaban dos: El Mundo y El Imparcial. El Imparcial, fundado en el año 1918, era el preferido del pueblo. El Mundo fue fundado en 1919. Todavía me parece escuchar dos muchachos jóvenes pregonando a gritos sus nombres desde el inicio de la calle Padilla El Caribe, (nuestro hogar) hasta perderse en la distancia: ooo... El Mundo,ooo… El Mundo,ooo… El jovencito de El Imparcial gritaba: Palciale… Parciale… Parciale… En esos tiempos había muchos pregones en las calles…


Mi padre leía El Mundo. Yo siempre me aseguraba por leer las aventuras del detective Dick Tracy y luego: Terry y los piratas. Dick Tracy, creada por Chester Goul, se publicó por primera vez en 1931 en el Detroit Mirror, en Detroit, Michigan. Terry y los piratas, creada por Milton Caniff, debutó en 1934 en el New York Daily News. El repartidor de El Mundo lo dejaba en la fábrica de limbers y mantecados de mi papá. Cuando llegaban noticias de interés general se lo entregaba personalmente.. Nunca he olvidado: “Don Modesto… Están a las puertas de París… “ Corría el mes de mayo y los nazis alemanes se apoderaban de Francia y así de Europa, menos Gran Bretaña que estaba lejos, en otros límites y estaba protegida de un ataque terrestre por el Canal de la Mancha y la Marina Real Británica. La Segunda Guerra Mundial se extendía y recrecía.


El Mundo narraba la noticia local con dos columnistas muy famosos y leídos: Eliseo Combas Guerra, la voz de la política del momento y Rafael Pont Flores, quien comentaba los espectáculos deportivos con una pluma muy llamativa por lo elegante.


Hubo un tiempo en que la columna de Eliseo Combas Guerra terminaba con un sueño. Ejemplo: “Anoche soñé… que a los políticos puertorriqueños, por lo elegantemente vestidos y por la poco actividad para resolver los progra- mas y problemas de toda clase en Puerto Rico, el pueblo los llama “ñames con corbata”.


Yo, anoche soñé, que si Eliseo Combas Guerra viviese hoy escribiría al final de su columna: Pesadillas: Anoche tuve la pesadilla de que nuestro Gobernador Ricky Roselló no usa corbata al vestir durante su posición como gobernador para que el pueblo no lo llame: “Ñame con corbata”. Si no usa correctamente su corbata en sus labores como gobernador: Eso nunca a él, Ricky, no se le podrá llamar “ñame con corbata”, jamás. Pero…


Combas Guerra hubiera tenido muchas pesadillas para comentar en esta época: Las grandes concentraciones en San Juan en protesta por “los chats” de Ricky. La gran cantidad de banderas de Puerto Rico nunca antes vistas levantadas en alto por tantas niñas y jovencitas, por tantos niños y jovencitos, por tantos abuelitos y abuelitas, y por ricos y por pobres. Y u renuncia como gobernador.


Tendría también muchas pesadillas por los actos de corrupción tan enorme del gobierno actual, y nunca antes visto en Puerto Rico. También comentaría la nocturna pesa-dilla del pobre triunfo del Sí la a estadidad sobre el No a la estadidad. Comentaría la pesadilla del Presidente Trump ante ese No tan grande a la estadidad del Puerto Rico ignorante y corrupto que él piensa que es ésta administración y todo nuestro pueblo. Y que todavía puede verse muchas banderas de Puerto Rico en nuestros hogares. En los trajes, gorras del pueblo y de la juventud y en personas mayor de edad. Lo cual nos puede mostrar un Nuevo y Gran Amor…