top of page
Buscar
  • Foto del escritorEditorial Semana

El principio del fin de la Junta




Por: Jesús Santa Rodríguez


El presupuesto general para operar los gastos del gobierno a ser destinados a los servicios de seguridad, salud, educación, familia, carreteras y otras infraestructuras para beneficio del pueblo ascenderá a $13,062 millones para el año fiscal 2024-2025, el más alto en nuestra historia. La Comisión de Hacienda y Presupuesto coincide en que esta proyección podrá cumplir con las expectativas de gastos para el próximo año fiscal, por lo que el gobierno no tendrá excusas para dejar desatendido ningún sector de nuestra sociedad. Para ello, es necesario establecer planes y métricas para la rendición de cuentas a todas las dependencias públicas.


Concretamente, el Negociado de Seguridad, la Policía, el Departamento de Justicia y la Judicatura tienen el deber ministerial de garantizar la seguridad y aplicar las leyes para que no se conviertan en letra muerta al dejar campeando por la libre comunidad a delincuentes y asesinos. La criminalidad requiere la aplicación de planes diseñados de forma estratégica para enfrentarla efectivamente. Es obligación del gobierno, también, proveer seguridad y cuidados dignos a las personas de la tercera edad, así como enfrentar y reducir los feminicidios que han roto récord en el País. Por otra parte, corresponde al gobierno monitorear la eficiencia y exigir rendición de cuentas de las Alianzas Público Privadas, entre ellas LUMA, para que utilicen el dinero público en optimizar las redes de transmisión sin que sigan pasando sus ineficiencias encareciendo los costos del servicio. Asimismo, es preciso fiscalizar a los planes médicos para que no continúen afectándose los pagos a los proveedores de servicios de salud, y detener el éxodo de médicos y cierre de instituciones.


Lo anterior, sumado a que Puerto Rico nuevamente puede contar con las cuentas de reserva necesarias para enfrentar emergencias, así como con depósitos para solventar la nómina de los empleados públicos durante un tiempo en la eventualidad de una catástrofe, garantizará los recursos para que nuestro país continúe operando durante una crisis y encaminarnos a la recuperación.


Estos logros son atribuibles a la disposición de la presente mayoría de la Cámara de Representantes para trabajar con seriedad los asuntos en materia fiscal, con el fin de que el gobierno de Puerto Rico recupere su autonomía y pueda destinar recursos a las áreas que más se necesitan sin intervención de la Junta de Control Fiscal. Uno de los mayores logros de la delegación de mayoría de la Asamblea Legislativa es acercar la salida de este ente federal lo más pronto posible, pues limita nuestro campo de acción en materia fiscal.


Nuevamente nos encontramos en el proceso de aprobar el presupuesto general, que de ser certificado constituiría el cuarto de ellos y el comienzo del final de la Junta en nuestro escenario público. Sin embargo, es preciso destacar que el gobierno tiene que desempeñarse con eficiencia y enfocado en servir a la gente, evitando volver a caer en prácticas perniciosas del pasado, accediendo al crédito para cubrir ineficiencias y gastos cuestionables y hasta ilegales. La prioridad es hacer inversión de capital necesario para devolver a Puerto Rico al pedestal del liderato económico y desarrollo social que ostentaba hace unas décadas.

2 visualizaciones

Entradas Recientes

Ver todo

Leah

Comments


bottom of page