• Editorial Semana

El Tabaco como base de una contracultura


Por: Juan David Hernández León, PhD c.


El tabaco de Caguas desde fines del siglo XIX, se convirtió en uno de los mejores del Caribe. Según investigaciones llevadas en Archivo Histórico de Caguas, encontramos que el 100% del tabaco exportado desde Caguas, tenía como destino nuestra hermana república de Cuba.


Y es que el famoso habano cubano era confeccionado con tabaco de Puerto Rico, en especial de la finca de la familia Solá del Barrio Borinquen. En 1893, en el cuarto centenario del “descubrimiento de Puerto Rico” se celebró en Ponce la Primera Feria Internacional Agrícola. Allí el tabaco de la familia Solá ganó el Primer premio por su calidad. La columna vertebral de la economía de Caguas era el tabaco ya que la caña había caído estrepitosamente desde la década del 60 del siglo XIX (Ver AHC). El tabaco nos llevó a obtener el título de Ciudad en marzo del 1894 por parte de la Corona española.


Si bien teníamos un tabaco de calidad internacional, todavía no se había implantado la primera fábrica de tabaco para fines del siglo XIX. Hasta este momento histórico lo que existían eran pequeños productores de cigarros independientes en distintos lugares de la ciudad (chinchales o chinchorros) en los cuales los artesanos hacían todo el proceso de la confección del cigarro. No es hasta el 1900 que la familia Solá, D. Cipriano Manrique y D. Magín Argüeyes construyeron la primera fábrica de cigarros en la ciudad. La misma quedaba en la calle Segundo Ruiz Belvis esquina Alejandro Tapia y Rivera justo detrás de donde queda el Banco Popular de la Plaza de Caguas. La misma se conocía como “ La fábrica Argüeyes”. En el 1901, el alcalde D. Gervasio García creó las condiciones para que se implantara la primera fábrica de capital extranjero en la ciudad, mejor conocida como La Colectiva Cigar. La misma quedaba en la calle Padial esquina Segundo Ruiz Belvis. Se desarrollaron múltiples fábricas de tabaco en Caguas desde la primera década del siglo XX como: The West Indies Commercial Company of New York- calle Ruiz Belvis; Cayey-Caguas Tobacco Company (Harrison Johnson)-calle Betances; The American West Indies FC-(Hereter)-Jiménez Sicardó; The American Tobacco Company - calle Ruiz Belvis; McKinley Cigar- calle Betances; Cigarros Savarona- calle del Amor y Turabo; y Los cigarros de Mr. C.W.Boom- en la calle Ruiz Belvis y Padial. Eran cientos los trabajadores en la industria de la confección de cigarros en Caguas.


Se desarrolla paralelamente una cultura amarrada a la hoja, encaramada a la institución del lector. Los operarios pagaban a nu lector para que mientras trabajaban escuchar las noticias y literatura internacional e ideológica. Nos cita el Dr. Rubén Dávila que, “ No hay nada que instruya al tabaquero que esa hermosa institución (el lector) pues se han visto entrar en los trabajadores en algunos talleres, sin saber ni papa, en cuestiones sociales, y al cabo de un año o dos, han podido plantear cualquier discusión el cual fuere el tema en ella”.


Se comenzó a desarrollar una contra cultura basada en la vida del trabajador. Se crearon casinos de trabajadores y artesanos, grupos musicales, arte dramático y obras mencionando la realidad de explotación de trabajadores de la industria taquera y surgiendo líderes obreros de verdadero compromiso como: Juan Vilar, Magdaleno González, Valentín Castrillo, Prudencio Rivera, José María Berríos, Pedro San Miguel y José Ferrer, entre muchos otros forjadores de una esperanza y de un proyecto de vida para generaciones futuras.

Continuaremos