top of page
Buscar
  • Foto del escritorEditorial Semana

El trastorno por déficit de atención con hiperactividad (TDAH)

Redacción Editorial Semana

redaccion@periodicolasemana.net


El trastorno por déficit de atención con hiperactividad (TDAH) es uno de los trastornos mentales más frecuentes que afectan a los niños, según información obtenida en Psychiatry.org. Se considera un trastorno crónico y debilitante que afecta a la persona en muchos aspectos de su vida, como los logros académicos y profesionales, las relaciones interpersonales y la vida diaria (Harpin, 2005).


Suele detectarse por primera vez en edad escolar cuando provoca interrupciones en la escuela o presenta problemas con las tareas escolares. Los maestros(as) y el personal educativo pueden apoyar con información que ayude a evaluar los problemas de comportamiento y aprendizaje, y colaborar en el entrenamiento conductual. Sin embargo, el personal educativo no puede diagnosticar el TDAH, tomar decisiones sobre el tratamiento, ni exigir que un alumno tome medicamento para poder asistir a clase. Sólo los padres pueden tomar estas decisiones junto con el médico del niño.


Algunos síntomas incluyen: falta de atención (incapacidad para mantener la concentración), hiperactividad (exceso de movimiento que no se corresponde con el entorno) e impulsividad (actos precipitados que se producen en el momento sin pensar). Algunos niños y niñas con TDAH tal vez no son físicamente inquietos, pero aun así les afecta su capacidad de prestar atención.


El TDAH en edad temprana puede provocar la autoestima baja y problemas con sus habilidades cuando no se trata adecuadamente (Harpin y otros, 2016). Los adultos con esta condición también pueden experimentar la autoestima baja, sensibilidad a las críticas y un aumento de la autocrítica (Beaton y otros, 2022). Cabe destacar que la presentación y evaluación del TDAH en la edad adulta es diferente a la niñez.


Además del TDAH, muchos niños padecen de otros trastornos simultáneamente como: la ansiedad, la depresión, el autismo o problemas de conducta (CDC, 2022). Los estudios también han demostrado un mayor riesgo de accidentes y lesiones involuntarias en niños, adolescentes y adultos con TDAH. Igualmente, adolescentes con TDAH también corren un mayor riesgo de consumir tabaco, alcohol y otras drogas. Asimismo, las tasas de sobrepeso, obesidad y diabetes son mayores en los niños y adolescentes con TDAH (Fliers, 2013).


El tratamiento para el TDAH generalmente incluye una combinación de intervención a base de terapia y medicamentos. En los niños en edad preescolar y los niños más pequeños, el enfoque de primera línea recomendado incluye estrategias conductuales. La terapia de interacción padres-hijos (PCIT, por sus siglas en inglés) es una modalidad de terapia basada en la evidencia para ayudar a niños pequeños con TDAH y trastorno negativista desafiante.


Los medicamentos pueden ayudar a reducir estos riesgos en niños y adultos con TDAH (Brunhkhorst, 2021). Muchos niños y familias pueden alternar entre varias opciones de medicamentos en función de la eficacia del tratamiento y la tolerabilidad al medicamento. El objetivo del tratamiento es mejorar los síntomas para restablecer el funcionamiento en casa y en la escuela.


Según las directrices actuales, los psicoestimulantes (anfetaminas y metilfenidato) son tratamientos farmacológicos de primera línea para el abordaje del TDAH (Pliszka, 2007). (Referencia: ¿Qué es el TDAH?, psychiatry.org, 2023)



6 visualizaciones

Comments


bottom of page