top of page
Buscar
  • Foto del escritorEditorial Semana

Elegir toca al pueblo


Por: Jesús Santa Rodríguez


Hace 22 años, durante la última etapa de la campaña política del ex gobernador Pedro Rosselló, después de un convulso mandato de ocho años en el que más de cuarenta funcionarios y contratistas suyos fueron encausados y encarcelados, el ex fiscal federal Guillermo Gil Bonar expresó una cita que resuena en nuestra historia: “la corrupción tiene un nombre y apellido: Partido Nuevo Progresista” (PNP).


Ese gobierno se ingenió un esquema para llevar la colusión a otro nivel. Se creó el grupo “Empresarios con Rosselló”, una piña de ricos que donaban miles de dólares tanto al candidato y como a su partido, a cambio de sentarse junto a jefes de agencia en actividades de recaudación de fondos de campaña, buscando favores políticos. Uno de esos funcionarios fue el ex secretario de Educación, Víctor Fajardo. En enero de 2002, se hizo público que en solo 6 años de gobierno de Pedro Rosselló, Fajardo habría otorgado $180 millones en contratos solo entre 10 compañías. Más adelante, Fajardo fue acusado federalmente y encarcelado.


En el verano de 2019, el pueblo se puso de pie a enfrentar con valentía el abuso y la corrupción, reclamando la salida de Ricardo Rosselló, gobernador del PNP electo en 2016, a raíz de un chat que se hizo público y que reveló morbo, xenofobia, misoginia y odio en encarnizadas burlas de su círculo más cercano a los sufrimientos de nuestro país después del paso de María. También, reveló saqueo de fondos públicos.


Entre estos dos mandatos, Puerto Rico tuvo como gobernador a Luis Fortuño, de la misma cepa del PNP. Bajo su gobierno, nuestro país vio un incremento irresponsable de la deuda pública, y un déficit acumulado que en solo cuatro años de ese gobierno sobrepasó $12,000 millones, algo nunca antes visto y causa eficiente para precipitarnos a la quiebra.


El más reciente ejemplo que encarna la cita del ex fiscal Gil Bonar es la acusación de la ex gobernadora Wanda Vázquez, con una larga carrera como funcionaria bajo los gobiernos del PNP. Llegó a la gobernación por dicho partido y aspiraba continuar como mandataria en una primaria del PNP en la que fue derrotada. Según el pliego acusatorio, Vázquez fue invitada a una boda en la que fue ubicada estratégicamente junto a “tres billonarios” con el fin de iniciar la posible venta de influencias: dinero para campaña política a cambio de favores. Dos de esas personas, un banquero venezolano de dudosa reputación y su asesor, ex agente del FBI, ya eran investigados por negocios truculentos.


Ante estos hechos que se repiten, es imperativo que las leyes para condicionar los donativos políticos sean enmendadas y den garras al sistema para evitar estos actos. Sin embargo, nada es más importante que sea el pueblo el que ejerza su derecho al voto de forma informada e inteligente, al margen de consignas y retórica. No permitamos que personas con agendas para enriquecerse a costo del pueblo lleguen al poder para salirse con la suya.

12 visualizaciones

Entradas recientes

Ver todo

Comments


bottom of page