top of page
Buscar
  • Foto del escritorEditorial Semana

Entre mitos, discordias y otros pasajes prohibitivos


Por: Juan Ilich Hernández


Como bien hemos podido observar, percibir e incluso interpretar, el día del 19 de noviembre del 1493 y a su vez semana en específico ha sido siempre un viviente ejemplo de la enajenante y hasta redundante crudeza que nos impone no solo el sistema colonial a nivel histórico sino también económico- político. Y dicha representación se ilustra con el cuasi-descubrimiento de América el cual lleva en sus entrañas genocidio, supremacismo étnico-racial, eurocentrismo, saqueo colonial, entre otros desastres socioculturales que ni los textos históricos discuten. Es por ello, que debemos volver a las pensadores/as y científicos sociales icónicos como Frantz Fanón, Eduardo Galeano, Ramón Grosfoguel, Miriam Muñiz, etc. para confrontar la cruda y virulenta realidad que vive Latinoamérica.


Muchos pensarían que el día el 19 de noviembre es otro día común y corriente al igual que sus subsecuentes días como la emblemática celebración de dar gracias. Sin embargo, si partimos de la caótica y compleja “realidad social” que vive Puerto Rico, encontramos que aparte de ser colonia, no hemos sido la excepción en cuanto a saqueo, exclusión y violencia en su máxima expresión. Esto lo traigo a colación a modo de reflexión debido a que aún en pleno siglo XXI el sistema colonial norteamericano que nos “cobija” mantiene unas estrictas regulaciones con lo que se debe informar, educar, divulgar versus lo que no y es precisamente bajo esta crítica problemática que todavía estamos condicionados. Nos dice el filósofo francés Jean Paul Sartre en el prólogo del célebre texto “Los condenados de la tierra”: “¿Sanaremos? Sí. La violencia, como la lanza de Aquiles, puede cicatrizar heridas que han infligido. En este momento estamos encadenados, humillados, enfermos de miedo: en lo más bajo”. (p. 28)


Queda evidentemente claro, que, un acto pacífico como justamente se ha intentado hacer valer por medio del parlamento, la formulación de políticas públicas, manifestaciones masivas, entre otros mecanismos de defensa no son del todo la solución efectiva ante un aparato gubernamental opresor/colonial. Por tal motivo, tanto Sartre & Fanón (1963) enfatizan que el recurso idóneo e inmediato para combatir este estadio de sometimiento y subdesarrollismo que impone el coloniaje es la violencia directa la cual hace desnudar por completo la triste verdad que encubre la historia convencional dominante.


Tomando como ejemplo la situación histórico- cultural y psicológica que todavía permanece en Puerto Rico como una de las colonias más vieja que existen en el mundo se comprueba la intencionada necesidad de colonializar que descansa en esta cita de Sartre: “El bienestar y el progreso de Europa han sido construidos con el sudor y los cadáveres de los negros, los árabes, los indios y los amarillos” (p. 23). Es en ese sentido, que este medio de opresión debemos analizarlo con otros anteojos científicos, ya que el poder, el colonialismo y el control social se ha reinventado al igual que el sistema capitalista. Los perfectos ejemplos son la creación de una sociedad de consumo explotadora y auto-complaciente vía la celebración de pseudo-conquistas de falsos héroes como Juan Ponce de León o Cristóbal Colón, comercialización de días como San Valentín o Acción de Gracias, desarrollo de metonimias para el disfrute, etc.


Mientras muchos consideran que hoy día nos situamos en un momento histórico único en donde prospera “la libertad de expresión y democracia” aún las venas abiertas de América Latina no han cicatrizado. El borrar la memoria de los pueblos y recrear sofisticadamente la violencia en currículos educativos eliminando su verdadera historia es atentar contra la vida humana… (continuará)

35 visualizaciones

Entradas Recientes

Ver todo
bottom of page