• Editorial Semana

Entusiasmo en San Salvador de Caguas tras certificación de cooperativa de energía renovable


Por: Editorial Semana, Inc.


La Cooperativa de Energía de San Salvador, Pirucho Coop., se encamina a continuar el desarrollo de la comunidad solar San Salvador, en Caguas, luego de que el Negociado de Energía de Puerto Rico (NEPR) anunciara que la Junta Reglamentadora de Servicio Público la certificó como cooperativa de energía renovable.


La meta final de la cooperativa es lograr una comunidad solar de 450 residencias, de las 730 que componen la comunidad, según adelantó Feliciano Rodríguez Domínguez, secretario de su Junta de Directores, quien describió la certifivación como un gran logro de autogestión y empoderamiento comunitario.


“La comunidad está orgullosa, y apenas estamos reaccionando. El proceso para llegar aquí ha sido intenso y esperanzador. Empezamos desde cero, sin saber qué era una cooperativa, cómo gestar una compañía eléctrica local con permisos, y sin un centavo. Para la comunidad ha sido como un milagro. Compartimos nuestra historia para aquellos que piensan que no es posible algo así, si no se tiene recursos; si hay empeño comunitario, se puede lograr. Ahora vamos a analizar los pasos a seguir, que incluyen agregar 10 casas adicionales a la comunidad solar, compuesta actualmente por ocho residencias, para ver cómo seguimos creciendo”, indicó Rodríguez Domínguez.


Pirucho Coop. proveerá servicios de generación de energía mediante paneles solares, batería, un inversor, un interruptor aislador y un contador. El mantenimiento estará a cargo de SunSol LLC. La fuente principal de energía será la renovable, y mantendrán como fuente de respaldo la energía fósil de la Autoridad de Energía Eléctrica. A largo plazo, la meta es lograr una comunidad solar de 450 residencias, de las 730 que componen el sector.


El proyecto surgió tras las vicisitudes ocasionadas por ocho meses sin energía eléctrica, tras el paso del huracán María. Luego de analizar y proyectar su meta, la organización Comunidad Organizada de San Salvador, buscó intentó sin éxito atraer inversionistas de Estados Unidos para que fueran parte de este desarrollo, por lo que optaron por educarse en los beneficios de establecerse como cooperativa y emprendieron el camino de la mano de la Fundación Comunitaria de Puerto Rico (FCPR), que ya contaba con un historial de proyectos estratégicos de acceso a energía solar en las comunidades, en respuesta a las secuelas del huracán María, como Toro Negro (primera comunidad solar dueña y administradora del sistema) y Esperanza Village (primer microgrid certificado por el NEPR). La visión fue tener un sistema robusto, que fuera propiedad de la comunidad, y que la misma comunidad pudiera administrarlo, y que al hacerlo, la cooperativa pudiera sentar las bases para el establecimiento de una micro-empresa local de instalación y mantenimiento de los sistemas solares.


“Fundación Comunitaria tiene dos virtudes que siempre vamos a agradecer. Por un lado, ha ofrecido una colaboración incondicional y directa, y no ha sustituido el proceso decisional ni el liderato local comunitario. Siempre ha estado claro que está ahí para apoyar las decisiones de la comunidad, y no sustituir eso. Y en segundo lugar el aporte financiero que permitió el lanzamiento de esta primera fase, de lo contrario no habría sido posible. A eso se añade la asesoría legal y técnica”, dijo Rodríguez Domínguez.


“Fundación Comunitaria celebra junto con la comunidad de San Salvador este hito histórico que provienen desde el mismo corazón de la comunidad y que es un reflejo de las posibilidades de la autogestión y empoderamiento comunitario en Puerto Rico, lo que abre camino a otras comunidades. Todo esto es posible gracias a donantes, en su mayoría fundaciones comunitarias y privadas en los Estados Unidos, que han confiado en Puerto Rico para que, desde las comunidades, se logren transformaciones sostenibles a largo plazo. Y han confiado en la FCPR como el facilitador filantrópico para lograrlo”, dijo por su parte el Dr. Nelson I. Colón Tarrats, presidente y principal oficial ejecutivo de la fundación.