• Editorial Semana

Estadidad, que si patatín patatán


Por: Jesús Santa Rodríguez


La expresión coloquial “que si patatín patatán” se define como “la acción de hablar con argucias y argumentos sin relevancia, sin tratar el meollo de la cuestión”. Esta es la mejor manera de definir las incongruencias de Pedro Pierluisi y Jenniffer González, líderes del partido estadista de Puerto Rico, al expresarse en contra de un proyecto planteado por las congresistas puertorriqueñas Nydia Velázquez y Alexandria Ocasio Cortez, que propone la creación de una comisión negociadora del Congreso federal, con poder vinculante, a través de una Convención de Estatus conducente a que delegados puertorriqueños, junto al legislativo federal, colaboren en un proceso de libre determinación para el país. Pierluisi y González insisten en realizar un plebiscito no vinculante este noviembre, que producirá lo mismo que los cinco anteriores: Absolutamente nada. Patatín patatán.


Quizás, esta podría ser la ocasión en que más cerca estaríamos de la posibilidad de que líderes de distintos trasfondos e ideologías políticas del país puedan sumarse en una discusión inclusiva y productiva para encaminar los cambios que necesitamos política, social y económicamente hacia el destino que la mayoría de los puertorriqueños decidamos, sin la intervenciones manipuladas de quienes buscan prolongar la maltrecha franquicia estadista.


En 1968 el Partido Nuevo Progresista ganó su primera elección haciendo promesas de que encaminaría el país hacia la anexión permanente con los Estados Unidos. Ya en 1967, la opción de Estado Libre Asociado había prevalecido en un plebiscito. Después de esa fecha, el penepé llevó a cabo otras cuatro consultas estériles -1993, 1998, 2012 y 2017-, y entre votos contados, la prevalencia de la opción “ninguna de las anteriores” y el boicot de 2012, en ninguno de ellos prevaleció la estadidad


En medio de la posibilidad de un sexto plebiscito este noviembre, que como los anteriores no será vinculante y representará una nueva erogación multimillonaria de fondos públicos, surge la propuesta de las congresistas Velázquez y Ocasio Cortez. Para sorpresa de muchos, el liderato de la Palma se opone a la misma sin proveer razones lúcidas.


La intención de los estadistas del patio es clara: mantener en remojo su propuesta electorera de estadidad, a sabiendas de que mantiene el futuro político del país en un limbo, porque su ideario no goza del favor de la mayoría del pueblo puertorriqueño ni del aval del Congreso estadounidense.


Si realmente queremos lograr una definición política para Puerto Rico, en medio de retos gigantes y de cara al futuro, el primer paso que debemos tomar los puertorriqueños es trabajar junto con el Congreso de los Estados Unidos en un proceso reflexivo, inclusivo y vinculante, abriendo una discusión honesta sobre las distintas opciones definitorias y educar al pueblo para que acuda a las urnas de una manera informada.


El mecanismo presentado por Velázquez y Ocasio Cortez, podría ser una vía para ello, pues plantea la posibilidad de una discusión incluyente y con las salvaguardas necesarias para acercarnos, como país, a definirnos de una manera estructurada, digna y perdurable.

Suscríbete a nuestro boletín

© Editorial Semana, Inc.

Calle Cristóbal Colón Esquina Ponce de León #21 Caguas, PR, 00725

icono.png