• Editorial Semana

Expresan su rechazo al contrato con LUMA Energy y cláusulas por la compañía


Por: Editorial Semana, Inc.


El contrato con LUMA Energy LLC para la operación del sistema de transmisión y distribución de energía eléctrica en Puerto Rico, que entra en vigor el martes 1ro. de junio, junto al control de parte de las operaciones de la Autoridad de Energía Eléctrica (AEE) por la empresa estadounidense, continúa generando rechazo de un amplio sector del País. Eso coincidió en los últimos días con apagones y fluctuaciones en el voltaje que han afectado diversos sectores en la Isla.


Entre otras manifestaciones, se incluye una protesta realizada frente a las oficinas centrales de la Autoridad de Energía Eléctrica (AEE) en Santurce, en la mañana de este martes. Igualmente, un campamento-vigilia que se llevará a cabo este fin de semana en el lado norte del Capitolio.


Asimismo, trascendió que el Negociado de Energía (NE) recibió el martes posturas de oposición a la cláusula de relevo de responsabilidad en el contrato. Bajo la misma, la compañía no tendría que responder por daños que cometan, ni siquiera los intencionales.

Además, dejaría sin remedio a cualquier ciudadano que sufra un inconveniente debido a la operación de la red eléctrica por parte de LUMA, desde enseres dañados hasta muertes causadas en la conducción de vehículos oficiales, pasando por caídas de postes.


Si se deja inalterada, la cláusula revestiría a LUMA de una inmunidad legal que la Autoridad de Energía Eléctrica (AEE) no tiene ahora, ni otra entidad local. La propia jurisprudencia del Tribunal Supremo convierte en ilegal ese tipo de relevo tan amplio, especialmente en las circunstancias de un contrato de servicio como el de la energía eléctrica.


Sin embargo, en una moción sometida al NE sobre la cláusula, LUMA se basó “en la condición pésima en la que se encuentra la red hoy” para justificar su relevo. Alegan que prohibir a clientes reclamar por daños les sería en beneficio, “porque si LUMA tiene que responder por las reclamaciones, afectaría los costos”.


Por otro lado, organizaciones eclesiásticas como la Coalición Ecuménica e Interreligiosa de Puerto Rico, la Fraternidad Pentecostal de Puerto Rico (FRAPE), el Concilio de Iglesias de Puerto Rico (CIPR) y la Fraternidad de Concilios y Entidades Evangélicas (FRACEEV) del sudeste de Estados Unidos se unieron todas por primera vez en la historia para enviar una carta al gobernador Pedro Pierluisi expresando sus inquietudes en cuanto al contrato con LUMA Energy. Además, piden espacio para el diálogo respetuoso que amerita este asunto de importancia para el país.


“La Iglesia, como parte esencial de su vocación, tiene el deber de promover la paz, la justicia y la armonía en nuestra sociedad. Reconocemos que las diferencias de criterios sobre los asuntos de interés público son inherentes a la condición humana. Es por ello que consideramos que las discrepancias y objeciones al contrato de LUMA deben ser trabajadas con profunda sensibilidad y apertura, anteponiendo siempre el interés público por encima de cualquier otro interés”, reza parte de la misiva.


En la misma, los líderes religiosos reafirman servir de puente de encuentro al diálogo “ponderado y respetuoso que amerita este asunto de importancia capital para el país”. “Estamos convencidos de que la búsqueda de soluciones acertadas a este problema tiene que estar orientada hacia el bienestar social”, reza la carta enviada este miércoles al Primer Ejecutivo.


Las organizaciones religiosas, que agrupan la totalidad de las iglesias cristianas en la Isla, entienden que las objeciones al contrato de Luma Energy, que han sido expuestas por prestigiosas organizaciones como el Institute for Energy Economics and Financial Analisys, el Centro para la Nueva Economía, el Colegio de Ingenieros y Agrimensores, entre otras, merecen la más cuidadosa atención por el gobierno de Puerto Rico.


Dentro de sus inquietudes destacaron que el contrato no compromete a LUMA a cumplir con la política energética del Gobierno orientada hacia la ampliación de las fuentes de energías renovables; que LUMA no hace inversión ya que toda la inversión saldrá de fondos públicos y que el contrato no garantiza los derechos adquiridos de los trabajadores ni tiene la obligación de hacer aportaciones al plan de retiro de los empleados.


“Nos parece que una de nuestras principales prioridades en la agenda del país debe ser la de reconstruir nuestro sistema eléctrico de forma eficiente y tecnológicamente resiliente. Por ello es imperativo buscar una salida de consenso, que nos ubique en la dirección correcta, con el fin de contar con un sistema de energía eléctrico moderno y eficiente que provea bienestar para nuestro pueblo, tanto en nuestro presente como en el de nuestras futuras generaciones”, añadieron.


Por su parte, el gobernador Pedro Pierluisi reiteró que no hay vuelta atrás con el contrato de LUMA Energy y su toma de posesión de la AEE. No obstante, Pierluisi no mencionó si habló con los directivos de la compañía para auscultar su disponibilidad para negociar enmiendas al contrato.