top of page
Buscar
  • Foto del escritorEditorial Semana

Falta de sentido de urgencia




Por: Jennifer González-Colón


Exijo planes concretos y explicaciones ante la extrema dilación con la que se atiende la reconstrucción en la isla. Han pasado más de seis años desde María y cuatro años desde los terremotos que estremecieron al sur y suroeste de la isla y resulta que tan solo se ha completado un 2.5% de los proyectos en las zonas afectadas por los terremotos. Así lo informó la propia Oficina Central de Recuperación, Reconstrucción y Resiliencia (COR3 por sus siglas en inglés).


Los letreros y la publicidad no ponen bloques, ni varillas, ni mucho menos hacen la obra. El que, a cuatro años, solamente 40 de 1,657 proyectos de reconstrucción por los terremotos se han completado, un 2.5%, demuestra una falta de planificación, ejecución, y más importante aún, el tener un sentido de urgencia en la gestión pública a favor de nuestra gente y de los más vulnerables afectados por los desastres naturales. Precisamente, los municipios del sur reportaron la mayor baja poblacional porque para los residentes les era insostenible la inseguridad en la infraestructura, que también incluye a las escuelas públicas. Esto se añade que el pasado mes de octubre varios medios de comunicación informaron que $13.8 millones, asignados hacía más de tres años para la instalación de vagones temporeros en 121 escuelas del sur y el suroeste que se afectaron con los terremotos, estaban en riesgo de perderse.


Según publicó un medio con acceso a una carta enviada por la Agencia Federal para el Manejo de Emergencias (FEMA) al Departamento de Educación, el 26 de julio de este año, se indicó que “dos años después, la agencia [COR3] no había sometido detalles sobre el alcance del trabajo (Scope of Work o SOW) del proyecto, incluyendo las unidades temporeras o modulares que se necesitan en cada uno de los planteles o el calendario para completar cada etapa”.


Me he mantenido fiscalizando tanto a las agencias federales como a entes locales, el desembolso y uso de los billones de dólares en fondos federales que aseguré para la reconstrucción de la isla, y nuevamente, tengo que señalar mi preocupación ante el riesgo que se pierda el dinero por su falta de uso y se reasigne a otros proyectos o que expiren las fechas de uso, tal cual FEMA expuso en la carta que le envió al COR3 el 26 de julio de 2023 con el tema de las escuelas del sur y suroeste.


Podemos entender que la reconstrucción es un proceso complejo por la minuciosidad que se deben hacer los trabajos y los requerimientos para acceder a los fondos; sin embargo, a seis y cuatro años después de los desastres naturales que impactaron la isla, seguimos viendo una y otra vez que las cosas no pasan cómo el pueblo espera y la burocracia del gobierno no facilita los procesos.


Hay que escuchar a nuestra gente y tener un sentido de urgencia en atender sus necesidades. El resultado de esta falta de sensibilidad y de acción es que hay poca obra completada y mucha que no está encaminada como la reconstrucción de nuestra red eléctrica. En cada pueblo y marquesina que visito, escucho este reclamo, la responsabilidad del gobierno es no solo ser un ente facilitador, pero un agente catalítico para atender los reclamos de nuestra gente, especialmente cuando los billones en fondos están ahí, listos para usarse, solo falta voluntad, dedicación y esfuerzo para ponerlos en uso.

5 visualizaciones

Entradas Recientes

Ver todo

Leah

Comments


bottom of page