• Editorial Semana

Firme en sus planes Omar Rosario


Por: Jorge L. Pérez


A Omar Rosario, la pandemia del coronavirus le ayudó a tomar una decisión trascendental en relación con su carrera boxística.


A principios de año, luego de coronarse campeón nacional de las 152 libras después de haber reinado antes en las 141, el peleador cagüeño de 22 años de edad se preparaba junto al resto de la Selección Nacional para el clasificatorio olímpico de América, que debía celebrarse en marzo en Buenos Aires.


Pero cuando tanto el clasificatorio primero, como los Juegos Olímpicos después, tuvieron que ser aplazados hasta 2021, Omar decidió hacerse profesional. En mayo, firmó un contrato de cuatro años con la firma de representación de atletas Split T Management, localizada en Nueva York. Poco después, firmó a un acuerdo por la misma extensión con la empresa Top Rank, del promotor Bob Arum.


El 21 de agosto debutó como profesional como Junior Welter al derrotar por decisión en cuatro asaltos a Solon Staley en una cartelera de la All Star Boxing de Tutico Zabala, en el Osceola Heritage Center de Kissimmee, Florida. El 2 de octubre, en el mismo escenario, derrotó por la misma vía a Matt Gavers.


Top Rank tiene la costumbre se poner frecuentemente a sus peleadores en las carteleras de Zabala, el veterano promotor cubano-boricua radicado en Miami.


“Estoy contento, logrando el sueño que siempre tuve desde niño, que era estar con la mejor compañía promotora de boxeo del mundo”, dijo Omar, hijo del entrenador José ‘Pochy’ Rosario y hermano menor de José ‘Pochito’ Rosario, medallista de bronce en las 132 libras en los Panamericanos de 2015.


Pero, de cierta forma, él está siguiendo los pasos de Miguel Cotto, con quien ha tenido una estrecha relación desde que era niño. “De hecho, su mamá, Juana, era quien me cuidaba cuando mi papá tenía que irse a trabajar”, recordó Omar, quien empezó a boxear ayudado por don Miguel Cotto, padre, en el gimnasio Bairoa, donde también empezó como entrenador su propio padre.


Y Miguel Cotto, naturalmente, hizo la mayor parte de su exitosa carrera como profesional con la Top Rank, luego de representar a Puerto Rico en los Juegos Olímpicos de 2000.


Entretanto, aunque otros miembros de la Selección Boricua que ya han iniciado sus carreras profesionales están aprovechando la nueva regla que les permite mantener su ambición de ir a las Olimpiadas. Omar, quien en mayo espera completar su bachillerato en mercado en la universidad Ana G. Méndez, no está dentro de ese grupo.


“Yo prefiero concentrarme completamente en mi carrera profesional”, dijo Omar, quien, sin embargo, sigue entrenando en el Albergue Olímpico de Salinas con Joe Santiago, entrenador de la selección juvenil, y con su padre.


“Estoy muy satisfecho por la forma en que se está desarrollando mi carrera: en las dos peleas que he hecho, la compañía me puso contra rivales que vinieron a pelear, y, de los ocho saltos, no perdí ni uno”.


“Ahora se está hablando de que mi próxima pelea sea tal vez en enero, en la famosa ‘burbuja’”, agregó. La ‘burbuja’, llamada así por las intensas medidas de seguridad que provee para las carteleras sin público de la Top Rank, usualmente en transmisiones por ESPN, se encuentra en el MGM Grand de Las Vegas.


“Al mismo tiempo voy a terminar mis estudios en mayo para después ya concentrarme totalmente en el boxeo”, dijo. “Espero poder usar mis conocimientos en mercadeo incluso para ayudar a mi propia carrera”.